lunes, 23 de abril de 2018

Seis de cada diez mujeres en edad fértil sufren de obesidad

En Bolivia, casi seis de diez mujeres en edad fértil son propensas a la obesidad y en los niños esta grave afección perjudica a una alta proporción de la población infantil. En el país existe una población de 244.261.666 mujeres en edad fértil, de las cuales 57.7% presenta sobrepeso y en el caso de los niños de una población de 1.087.567 menores de cinco años, 10% padece de obesidad.

En promedio se reportan 65.000 casos de obesidad o sobrepeso por gestión, según cifras oficiales. En 2013 se registraron 72.966 casos, cifra que disminuyó a 60.658 para 2014. En 2015, la cifra de casos sufrió un aumento llegándose a reportar 71.541 y en 2016 el registro fue de 75.290 casos atendidos.

Un estudio de la Fundación Tierra reveló que en El Alto, se repite la frecuencia de casos en las mujeres en edad fértil en La Paz, mientras que cinco de diez varones adultos también están afectados por sobrepeso.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud por la alta participación de carbohidratos en la dieta alimenticia. En promedio cada año mueren 2.6 millones de personas a causa de ese mal.

El nutricionista Edson Valencia detalló que de cada 10 pacientes que acuden a consulta, al menos, seis o siete llegan con problemas de obesidad; afirmó que las edades de 40 a 60 años son de mayor incidencia.

MALOS HÁBITOS

Explicó que los factores que provocan la obesidad son la mala alimentación, sedentarismo, poca actividad física y la falta de consumo de líquidos durante el día, además del excesivo consumo de gaseosas y comida “chatarra”.

Estos aspectos aumentan los niveles de azúcar en el organismo, lo que ocasiona que la energía en exceso se acumule en el cuerpo, en forma de grasa, por lo tanto el colesterol se incrementa, repercutiendo en problemas colaterales como presión alta y males cardiovasculares.

“En muchas ocasiones –dijo– el sobrepeso termina en diabetes (enfermedad que se presenta con altos niveles glucosa (azúcar) en la sangre), la mayoría de los pacientes terminan con estos problemas a causa del estrés o por un factor hereditario, lo que genera altos costos en el tratamiento en los servicios de salud tanto públicos como privados”.

APARIENCIA

Señaló que en los últimos años la obesidad se está presentando en el país en edades más tempranas, debido a los hábitos alimenticios y a la idea de que “estar gordito es salud y si esta flaco está mal alimentado”, dijo.

El profesional apuntó que el peso debe ser medido y calculado por un especialista de acuerdo a la estatura de la persona, explicó que a la estatura exacta de la persona se le debe restar 100, el resultado indica el peso propicio, por ejemplo una estatura de 1.70 metros menos 100, el peso ideal sería 70 y en caso de pasar los 76 kilos en adelante se estaría ingresando a un estadio de sobrepeso, considerando esa misma estatura.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños obesos y con sobrepeso tienden a continuar con este mal en la edad adulta. Estas personas tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El sobrepeso y la obesidad son en gran medida prevenibles, por consiguiente hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

“Prevenir la obesidad en niños dependerá de los buenos hábitos que los padres inculquen a sus hijos, evitando el consumo de comida chatarra, por lo contrario se debe impulsar al consumo de verduras y frutas, con que el niño evitará los problemas de obesidad”, dijo.


sábado, 10 de marzo de 2018

Obesidad y cáncer

Hay pruebas consistentes de que cantidades mayores de grasa corporal están asociadas con mayores riesgos de varios tipos de cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer incluye los que siguen:

Cáncer de endometrio: Las mujeres con sobrepeso y obesas tienen de dos a cuatro veces más probabilidad que las mujeres de peso normal de presentar cáncer de endometrio (cáncer del revestimiento del útero), y mujeres extremadamente obesas tienen casi siete veces más.

Adenocarcinoma de esófago: Tienen la doble probabilidad que las personas de peso normal de presentar un tipo de cáncer de esófago llamado adenocarcinoma esofágico, y las personas que son obesas en extremo tienen esa probabilidad más de cuatro veces.

Cáncer gástrico del cardias: Tienen la doble probabilidad que las personas de peso normal de presentar cáncer en la parte superior del estómago, es decir, la parte que está más cerca del esófago.

Cáncer de hígado: Tienen hasta una doble probabilidad que las personas de peso normal de presentar cáncer de hígado. La asociación entre el sobrepeso y la obesidad y el cáncer de hígado es mayor en los hombres que en las mujeres.

Cáncer de riñón: Tienen casi el doble de probabilidad que las personas de peso normal de presentar cáncer de células renales, la forma más común de cáncer de riñón.

Mieloma múltiple: En comparación con los individuos de peso normal, quienes tienen sobrepeso o que son obesos tienen un ligero aumento (10 a 20 %) del riesgo de presentar mieloma múltiple.

Meningioma: El riesgo de este tumor cerebral de crecimiento lento que se presenta en las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal aumenta en casi 50 % de las personas que son obesas y en casi 20 % de las personas que tienen sobrepeso.

Cáncer de páncreas: Tienen una probabilidad cerca de 1,5 veces de presentar cáncer pancreático, como la gente de peso normal (17).

Cáncer colorrectal: Las personas que son obesas tienen ligeramente (aproximadamente 30 %) más probabilidad de presentar cáncer colorrectal que las personas de peso normal.

Cáncer de vesícula biliar: Las personas que son obesas tienen un aumento de 60 % del riesgo de cáncer.

Cáncer de seno: En mujeres posmenopáusicas, quienes son obesas tienen de 20 a 40 % de aumento en el riesgo de presentar cáncer de seno en comparación con mujeres de peso normal. Los riesgos mayores se observan principalmente en las mujeres que nunca han usado la terapia hormonal para la menopausia y para tumores que expresan receptores hormonales.

Cáncer de ovario: Un IMC mayor está asociado con un ligero aumento del riesgo de cáncer de ovario, especialmente en mujeres que nunca han usado terapia hormonal para la menopausia.

Cáncer de tiroides: Un IMC mayor (específicamente, un aumento de 5 unidades en el IMC) se asocia con un ligero aumento (10 %) del riesgo de cáncer de tiroides.



"Recuerda: comer te hace bien y estar en movimiento más aún"



(*) Médico Especialista en Nutrición

Especialización en Clínica Estética y Reparadora

Centro de Nutrición y Medicina Estética "Vivir"

gersonavila007@gmail.com

Teléfono 52-83135

Dirección: Rodríguez Nº 212 Pagador y Velasco Galvarro

Oruro - Bolivia


sábado, 3 de febrero de 2018

¿Engorda la palta?

Que si la palta engorda, que si aplicada al pelo puede dejarlo graso, que si no se puede comer más de una al día… De repente, la palta ha escalado posiciones en la nevera y todo el mundo quiere comerla, a todas horas, porque es su época. ¿La razón? Las miles de bondades que le rodean… y de mitos. Resolvemos todas las dudas sobre él.

No es la palta la que engorda, sino el exceso. Y es que los estudios han demostrado que no sólo ayuda al metabolismo, sino que también echa una mano en la tarea de perder peso. Claro que, con matices.

Añadiendo la mitad de una palta a tu plato diario, verás mermado el deseo de picar entre horas. La palta tiene un efecto saciante en el organismo y reduce el deseo de asaltar la nevera durante las 3-5 horas siguientes.

Una de las claves por las que se activa el deseo y la necesidad de comer reside en los alimentos que elegimos para saciar el hambre cuando nos asalta.

Cuando sentimos que “nos baja el azúcar” y se nos dispara el hambre, la insulina se ha activado. La grasa y las proteínas no la activan, como si lo hacen algunos tipos de azúcares y los hidratos de carbono. La palta tiene precisamente un gran contenido de grasas monoinsaturadas o “grasas buenas”, por lo que resulta ideal para calmar esa sensación.

Además, la palta tiene una digestión lenta por parte del metabolismo y esto supone que tarde en volver a pedir comida.

¿CUÁNTA PALTA SE PUEDE COMER AL DÍA?

Por poder, lo que tú quieras. Lo recomendable: media palta al día.

Una palta equivale a unas 250 calorías, 21 gr de grasa que, aunque es grasa monoinsaturada, si se consume en grandes cantidades, como todo, supone un exceso.

Comparada con una manzana, que tiene unas 100 calorías, comer una palta al día se consideraría como comer 2 ó 3 piezas de fruta al día.

LA PALTA PROTEGE LA VISTA

Cierto. Es rica en luteína, un carotenoide que ayuda a absorber los rayos ultravioleta del sol, evitando que dañen la retina. Además, protege contra las cataratas prematuras.

FUENTE DE VITAMINA E

En la era en la que no hacemos más que contar calorías y tener fichada cada vitamina que entra en nuestro cuerpo, no está de más saber que la palta es una fuente rica en vitamina E. Esto significa que protege contra enfermedades cardiovasculares y suaviza la piel, dejándola más flexible.

CONTRA EL COLESTEROL

Si tienes colesterol y quieres tomar medidas, apunta: comprar paltas. ¿La razón? Es rica en beta sitosterol.

SI ESTOY EMBARAZADA, ¿PUEDO COMERLA?

No sólo puedes, sino que debes. Es rica en ácido fólico y protege al bebé frente a problemas referidos a la médula espinal (espina bífida) y al cerebro (anencefalia).

AYUDA A LA ABSORCIÓN DE NUTRIENTES

Consumir palta junto a otros vegetales y frutas ayuda a que sus nutrientes se absorban mejor.

Tienen más potasio que los plátanos

Como lo lees, la palta tiene más potasio que los bananos.

PALTA EN VEZ DE MANTEQUILLA

Mantequilla y aceite son dos de los indispensables en el mundo de la repostería pero, ¿y si te dijéramos que puedes sustituir la mantequilla por la palta en tus recetas? Bien si eres vegano, tienes alergias, intolerancias o simplemente porque quieras probar cosas nuevas, puedes sustituir la mitad de la cantidad de mantequilla que vayas a usar en tu preparación por palta triturada.

Al hacer este cambio estarás reduciendo las calorías de tu receta. Media taza de mantequilla tiene hasta 800 calorías y la misma cantidad de palta sólo tiene unas 185, además de muchos más nutrientes y ser grasas nuevas. Ganas en el cambio. ¡Pruébalo!

¿SE PUEDE CONGELAR LA PALTA?

Sí, aunque su textura cambia. Sin embargo, el sabor seguirá siendo el mismo y resultará ideal para preparar salsas como guacamole casero o hummus.

¿ES BUENA PARA DESAYUNAR?

Después de todo lo que te hemos contado, creemos resuelta esta pregunta, pero te recordamos que la palta mejora el sistema inmunológico, ayuda a estabilizar el ritmo cardíaco (ideal para el desayuno de los deportistas) y aporta energía: es el desayuno perfecto.

¿Y PARA EL CABELLO?

Si has escuchado que la mascarilla de palta deja el cabello graso, duda resuelta: FALSO. Es más, si tienes el cabello muy dañado, aplícala triturada mezclada con unas gotas de limón y déjala reposar unos 15 minutos. Aclara después y lava normalmente. Te sorprenderás con el brillo y la suavidad. Sus nutrientes son igual de válidos a nivel capilar y facial.

VALORES NUTRICIONALES

Y si tienes más dudas sobre los valores nutricionales de la palta, aquí tienes lo que aportará a tu organismo por cada 100 gr (o media palta, aproximadamente).

• Calorías: 167.

• Proteínas: 1 g.

• Grasas: 11 g.

• Vitamina E: 2 mg.

• Hierro: 1,70 mg.