jueves, 25 de mayo de 2017

Un estudio comprueba que beber agua ayuda a reducir el riesgo de obesidad



Si elije un vaso de agua en lugar de una cerveza o un refresco endulzado con azúcar al menos una vez al día, puede reducir su riesgo de obesidad, según un estudio reciente cuyos resultados fueron publicados por HealthDay News.

Los investigadores siguieron a casi 16 mil adultos en España durante un promedio de 8,5 años. Ninguno tenía obesidad al inicio del estudio. Durante la investigación, casi 900 participantes llegaron a ser obesos.

El estudio encontró que beber un vaso de agua en lugar de una cerveza cada día redujo el riesgo de obesidad en un 20 por ciento. Cambiar un refresco endulzado con azúcar por agua cada día se asoció con un riesgo un 15 por ciento más bajo de volverse obeso. Los que sustituyeron la cerveza por el agua también experimentaron un ligero descenso en el peso promedio de 0,7 libras (más o menos un tercio de kilo) a lo largo de cuatro años.

El estudio no pudo demostrar una relación causal directa, pero los investigadores intentaron tener en cuenta otros factores como la edad, los antecedentes familiares de obesidad y los niveles de actividad física.

Los investigadores también encontraron que reemplazar otro tipo de bebidas con agua no redujo el riesgo de obesidad. Las otras bebidas incluían: la leche entera, la semidesnatada, la desnatada, el vino, licores, refrescos de dieta, el café, el jugo de naranja y otros jugos.

jueves, 11 de mayo de 2017

Hombre más obeso del mundo se sometió a cirugía



"La cirugía fue todo un éxito, ahora hay que ver cómo responde a este nuevo cambio y esperemos que todo vaya bien", aseguró en una rueda de prensa José Antonio Castañeda, el médico que intervino quirúrgicamente a el denominado el hombre más obeso del mundo.

La operación forma parte de un tratamiento en el que Juan Pedro Franco, quien ahora pesa aproximadamente 590 kilos, pueda bajar de peso, según informa la agencia de noticias AFP.

El mexicano de 32 años de edad, tuvo que ser intervenido para reducir el tamaño de su estómago y así conseguir que, paulatinamente, baje de peso al no comer de la misma manera que antes.

El hombre tuvo que someterse a una dieta estricta de frutas y verduras antes de la operación. Con este proceso logró perder al menos 170 kilos.

A pesar de que por ser "el paciente con mayor grado de obesidad en el planeta", enfrenta "altas posibilidades de sufrir infartos o complicaciones", según Castañeda, la operación fue todo un éxito.

Luego de 48 horas en cuidados intensivos, se espera que Franco comience su recuperación y pueda cumplir su objetivo de reducción de peso. Ya que lo más afectado por su condición es su estado de salud.

sábado, 6 de mayo de 2017

La grasa abdominal



El abdomen es una de las áreas de nuestro cuerpo que más tiende a acumular grasa como consecuencia de la mala alimentación y el estilo de vida sedentaria.

Una vez la grasa se localiza en esa zona es muy difícil eliminarla y es necesario modificar completamente los hábitos de vida para lucir un abdomen plano y bonito.
“Eliminar la grasa abdominal no es fácil y requiere de mucho esfuerzo y disciplina para tener buenos resultados. Por ningún motivo debes saltarte el desayuno o aguantar hambre, ya que esto ralentiza el metabolismo y hace más difícil la eliminación de grasa. Empieza el día con un vaso de agua tibia con limón”, explica el entrenador José Arciénaga.
Asimismo aconseja que se debe realizar una rutina de ejercicios cardiovasculares de media hora. Esta puede incluir correr o trotar, andar en bicicleta, saltar la cuerda o bailar, entre otros. Lo ideal es empezar el ejercicio antes del desayuno, ya que a esta hora no has ingerido calorías y el cuerpo utilizará aquellas calorías que tiene acumuladas como combustible.

martes, 2 de mayo de 2017

Compuestos medicinales podría ayudar a combatir la obesidad

Un grupo de científicos chinos ha extraído un compuesto medicinal de una hierba natural, viña del dios del trueno, que se dirige a las células del metabolismo y podría ayudar a combatir la obesidad.

El compuesto, llamado celastrol, junto a la artemisina, que le valió el Nobel de Medicina a la científica china Tu Youyou en 2015, se incluye en la lista de los cinco compuestos de hierbas con mayor potencial para curar enfermedades elaborado por la revista científica Cell.

El equipo de investigación, liderado por Zhang Xiaokun, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Xiamen, encontró que el celastrol podía limpiar la mitocondria inflamada de las células para aliviar la inflamación.

La mitocondria desempeña un papel integral en la muerte de la célula, inmunidad e inflamación. El celastrol, al afectar a la mitocondria inflamada, podría controlar el metabolismo celular.

El grupo investigó el compuesto en ratones y encontró que podía controlar de forma efectiva los aumentos de peso en los ratones alimentados con comida alta en grasa.

La planta es autóctona de China, aunque también crece en otros países del Este de Asia, y se ha utilizado en la medicina china tradicional para tratar la artritis y las enfermedades autoinmunes.

Debido a su extrema toxicidad, debe tratarse antes para eliminar los contenidos dañinos. En la investigación moderna se ha utilizado en pruebas clínicas para tratar el sida. Se ha encontrado que sus componentes pueden servir para tratar los dolores articulares y la artritris reumática.

viernes, 28 de abril de 2017

¿Beber engorda?

El consumo de alcohol, ocasional y por sí solo, no es el factor más importante para el aumento de peso, asegura la Dra. Verónica Ayala Zapata*, Médico Nutrióloga de la Clínica Los Ángeles con un posgrado en Obesidad y Nutrición.

Por supuesto que hay que tomar en cuenta que el alcohol sólo es recomendable si su consumo es moderado. El hecho de que algunos estudios demuestren que el alcohol no es el culpable del sobrepeso o de la obesidad, no quiere decir que comiences a beber si antes no lo hacías. El alcohol no es necesario para la salud; hay muchas formas de mantenerse saludable sin él, pero si eres de las que te gusta disfrutar de algún trago o de una copa de vino, puedes relajarte, solo recuerda que debes beber con moderación.

En este artículo, la Dra. Verónica Ayala nos ayuda a resolver algunas dudas sobre el consumo de bebidas relacionada con el aumento de peso, las calorías y qué sucede cuando se mezcla con bebidas azucaras, entre otras cosas.

El alcohol y las calorías

“En nuestro organismo, el alcohol interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono, produciendo que en lugar de quemarlos los almacenemos; además vale aclarar que la energía que aporta un gramo de alcohol es de 7 kilocalorías, una cantidad importante ya que es mayor de las que aportan cada gramo de hidratos de carbono y proteínas (4 kilocalorías/g) y un poco menor que las que aportan las grasas (9 kilocalorías/g)”, explica la especialista.

Sin llegar a extremos, beber una copa no hará que engordemos de repente, pero sí el consumo de alcohol es abusivo o habitual estaremos dando energía extra al organismo y las grasas seguirán sin utilizarse, produciendo un aumento de peso.

“Es cierto que no todas las bebidas alcohólicas ofrecen la misma cantidad de kilocalorías por cada 100 ml, todo dependerá de su graduación alcohólica y si en su composición también se incluyen otros nutrientes (sobre todo, hidratos de carbono). Sin embargo, es importante hacer notar que las bebidas con mayor graduación alcohólica, por lo general, se consumen en cantidades menores y viceversa. Las bebidas con menor graduación alcohólica son las que se consumen en mayor cantidad, por ejemplo, es más factible que una persona pueda consumir 500 ml (2 vasos y medio) de cerveza y no así 500 ml de whisky”, explica Ayala.

El científico y periodista británico Tony Edwards, en su libro ‘The Good News About Booze’ (Premium Books), derriba las ideas preconcebidas sobre el alcohol y el aumento de peso.

“No hay evidencia científica que soporte la idea de que el alcohol engorda. Sé que es algo que resulta contrario a nuestra intuición, porque nos han dicho que el alcohol tiene un montón de calorías, pero es un hecho que no engorda”, asegura.

Y varios expertos aseguran que decir que el alcohol pueda ser la causa de la obesidad es dar una información demasiado escasa y poco realista.

“Coincido. No podemos atribuirle al consumo del alcohol la exclusividad en la patogenia del Sobrepeso o la Obesidad; ambas patologías tienen diversidad de factores asociados entre los que podemos señalar los malos hábitos de alimentación dietas altas en hidratos de carbono simples, exceso en el consumo de grasas saturadas, sedentarismo, alteraciones psico-sociales y alteraciones hormonales, entre las más comunes”, dice la experta

En un reciente artículo, Jane E. Brody, columnista de salud en el New York Times, abordaba el consumo moderado de alcohol como aliado de una dieta equilibrada.

Y un ejemplo que ellos es que en la actualidad se ha demostrado que la dieta mediterránea, muy popular en Europa y la que contempla el consumo moderado de alcohol (vino), puede traer beneficios a la salud siempre y cuando la bebida alcohólica sea consumida durante las comidas, en el contexto de una dieta equilibrada y alta en el consumo de frutas, verduras, carnes blancas, cereales integrales y grasas poliinsaturadas.

A continuación te brindamos una tabla con datos tomados de Mataix J. y cols. “Tablas de Composición de Alimentos Españoles” 3ª Ed., acerca de las kilocalorías aportadas (aproximadamente) por diferentes bebidas alcohólicas, en 100 ml:



BEBIDAS ALCOHÓLICAS Y GASEOSAS

La Dra Ayala asegura que si uno pretende perder peso, el consumo de bebidas alcohólicas combinadas con gaseosas, productos altos en hidratos de carbono simples, sodio y otros, debería reducirse a “cero”.

Es importante tomar en cuenta todos los otros elementos presentes en la preparación de una bebida alcohólica compuesta, por ejemplo, para la preparación de un vaso de fernet se emplean la bebida alcohólica en si (fernet) y gaseosa de cola (con alto contenido de azúcares simples y sodio); esta combinación puede incrementar de manera significativa el total de kilocalorías en dicha bebida

“Es conveniente aclarar que el sustituir la gaseosa común por gaseosa light o zero, si bien es cierto disminuye considerablemente la ingesta de hidratos de carbono simples, todavía aporta altas cantidades de sodio, elemento que debe estar reducido en un plan de pérdida de peso”, explica.

Se debe tomar en cuenta también que la mayor parte de la composición de una bebida alcohólica está formada por etanol y básicamente es libre de nutrientes, una pequeña fracción puede llegar a contener azúcares simples provenientes de los alimentos básicos que fueron utilizados en su creación, lo cual no le añade ningún valor nutricional a la bebida.

Algunas bebidas de hecho son recomendadas dentro de un plan nutricional saludable, por ejemplo el consumo moderado de vino, aseguran los expertos, que es bueno para la salud y no tiene ningún riesgo para el organismo siempre y cuando se goce de buena salud y se lo haga de manera moderada.

Un estudio reciente del instituto de investigación del Hospital Infantil del oriente de Ontario, Canadá publicado en la revista Current Obesity Reports, concluye que un trago diario en mujeres y dos en hombres no aumentaría el riesgo de obesidad. /

martes, 25 de abril de 2017

Las medidas contra la obesidad



CONGRESO | ANTE LAS CIFRAS SOBRE LA OBESIDAD, ESPECIALISTAS DE VARIOS PAÍSES SE REUNIRÁN EN UN CONGRESO EN SANTA CRUZ.

Cada vez hay más obesos en el mundo. Y las cifras, alertan los expertos, son dramáticas y tendrán "serias repercusiones".

"En las últimas cuatro décadas, hemos pasado de vivir en un mundo en el que el número de personas bajo peso doblaba al de obesos, a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema".

Así lo asegura el Imperial College de Londres, Reino Unido, en un estudio publicado a fines del año pasado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre una epidemia mundial de obesidad que "tendrá consecuencias para la salud de magnitudes, hasta ahora, desconocidas".

A los investigadores les preocupa también la persistencia de la desnutrición en algunos países, especialmente en África y en Asia.

Un problema que, sostienen, debe gestionarse adoptando nuevas "políticas sociales y de alimentación".

Por otro lado, advierten que las políticas sanitarias no lograron evitar el aumento del índice de masa corportal (IMC) en la mayoría de los países.

En total, analizaron el IMC de cerca de 20 millones de personas —hombres y mujeres— de 186 países entre 1975 y 2014.

Y descubrieron que el número de hombres obesos se había triplicado, mientras que el de mujeres era más del doble.



EN BOLIVIA

Según explica el especialista en Cirugía General, Cirugía Laparoscópica Avanzada y Cirugía de Obesidad, Sergio Aparicio Yuja, la obesidad y la diabetes son de incidencia cada vez mayor en la población. “Un estudio de hace algunos años, determinó que en Santa Cruz de la Sierra, cerca del 30% de la población, tenía algún grado de sobrepeso u obesidad, seguido de cerca por El Alto de La Paz y Cochabamba. Todas estas personas están en riesgo de desarrollar además diabetes y otras enfermedades concurrentes, que disminuyen la calidad y la expectativa de vida”, asegura.



CAUSAS

Según el especialista, las causas están relacionadas con el cambio en los hábitos alimenticios, existiendo cada vez más alimentos que son ricos en calorías y de muy fácil digestión y asimilación (por ejemplo los líquidos azucarados, los alimentos en base a harina de trigo altamente refinada), esto en combinación con una vida cada vez más sedentaria y el aumento de la oferta de alimentos y facilidad para su obtención.



PREVENCIÓN

La prevención depende mucho de la educación, que según Aparicio probablemente sea el arma más importante para lograr controlar esta pandemia. Es decir, enseñar a la población el contenido calórico de los alimentos, la selección y balanceo de los mismos, identificar los grupos de alimentos (proteínas, hidratos de carbono y grasas).

Además, incentivar la realización de actividad física regularmente, para lograr que las calorías que ingresamos al comer, se gasten con actividad muscular y no se “ahorren” en forma de tejido graso.

“Por supuesto que este proceso debe iniciarse desde que el niño nace, pues somos los padres los que elegimos el tipo de alimentos que irán aprendiendo a comer nuestros hijos, y que tanta actividad física y deportiva realicen”, indica.



ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO

Las dietas y la re educación del individuo, son cosas que se han estado intentando desde hace mucho tiempo, pero estas son eficaces por cortos periodos de tiempo, produciéndose después de algunos meses la reganancia de peso. Se han desarrollado algunos procedimientos quirúrgicos, que se realizan sobre el estómago y el intestino delgado, que logran una disminución de la cantidad de alimento que se ingiere y un nuevo balance entre lo que ingresa y se absorbe hacia la sangre.

Algunas de estas cirugías son la Manga Gástrica, el By Pass Gástrico, la Plicatura Gástrica, la Bipartición Del Tránsito Intestinal y la Derivacicón Biliopancreática, las dos primeras son las más frecuentemente realizadas, comenta Aparicio y añade que se encuentran en fase experimental otros procedimiento endoscópicos, que aplican barreras dentro del intestino que evitan la absorción de alimento, o realización de suturas para disminuir la capacidad gástrica.



La importancia para Bolivia de esto, es que permite llamar la atención y educar sobre uno de los más graves problemas de salud pública
Archivo

EL CONGRESO

En el VII Congreso Latinoamericano de Cirugía Bariátrica y Metabólica Ifsolac Bolivia 2017, que se realizará en Santa Cruz del 26 al 29 de abril, se abordará el manejo integral interdisciplinario de la obesidad, considerada como una de las mayores pandemias de la humanidad.

Se hablará sobre el papel de la cirugía en el tratamiento de la Diabetes Mellitus, los aspectos nutricionales de la obesidad, aspectos psicológicos, educación del paciente obeso, la obesidad y enfermedades concurrentes (Comorbilidades), además habrá cursos de destrezas quirúrgicas en simuladores, simposios de manejo de reganancia de peso, cirugía de la diabetes y cirugía de la obesidad.

Este importante evento cuenta con invitados destacados a nivel mundial en el ámbito de la medicina y de la cirugía.

Habrás más de 40 cirujanos invitados y más de 50 especialistas en Endocrinología, Psicología, Psiquiatría, Nutrición, Preparación Física, Neurología, Anestesiología, Cardiología, Hepatología y Nefrología, según explica el médico boliviano Sergio Aparicio, Presidente de dicho congreso.

“Después de varios años de postular a nuestro país para ser sede de tan magno evento, se definió que del 26 al 29 de abril de 2017 se realice el mismo en Santa Cruz de la Sierra, que se programa en forma bianual. Bolivia es parte de la Federación Internacional De Cirugía de la Obesidad y Metabólica (IFSO) en su capítulo Latinoamericano y del Caribe (IFSO LAC). La importancia para Bolivia de esto, es que permite llamar la atención y educar sobre uno de los más graves problemas de salud pública, además como parte de la Educación Médica Contínua, en uno de los temas que más investigación e innovación está generando el mundo”, explica Aparicio y comenta que el Comité de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la Sociedad Boliviana de Cirugía, en los últimos 14 meses ha tenido un crecimiento de su membresía que supera el 30 %, lo que ya es un éxito desde el punto de vista del impacto que puede lograrse a nivel nacional en el manejo y prevención de esta grave enfermedad, además del efecto multiplicador generado por la capacitación de médicos en formación y residentes de diferentes especialidades que serán entrenados a su vez por cada uno de los doctores de dicha instotución.



miércoles, 19 de abril de 2017

Dificultad para perder peso puede ser culpa de su masticación



Masticar sin triturar de manera adecuada los alimentos interfiere en la pérdida de peso, pero además si se quiere favorecer los resultados de una buena dieta es necesario masticar con ambos lados de la boca y hasta que los alimentos sean fáciles de digerir.

A esas conclusiones llegó el estudio realizado por el equipo de investigadores que dirige la dentista Paula Midori Castle, profesora de la Universidad Federal de San Pablo (Brasil), luego de de filmar y evaluar 230 jóvenes con diferentes pesos, durante las comidas.

La investigación identificó que la mayoría de los jóvenes obesos o con sobrepeso utiliza un solo lado de la boca para masticar, por lo que no tritura adecuadamente los alimentos.

La situación se agrava, cuando se abusan de salsas grasosas y se bebe mucho líquido para tragar los alimentos, todavía en pedazos grandes. Según las revista brasileña Boa Forma, la investigación determinó que la masticación incorrecta estimula una mayor ingesta de calorías, dificulta la absorción de nutrientes para el cuerpo y por lo tanto promueve el aumento de peso.