jueves, 24 de noviembre de 2016

El hombre más obeso del mundo pesa... ¡590 kilos!



El mexicano Juan Pedro Franco pesa 590 kilos y requerirá de un tratamiento médico superior a un año para llegar a un peso ideal de entre 80 y 90 kilos, reveló este miércoles el doctor José Antonio Castañeda.

Franco pesa "590 kilos", lo que Castañeda, jefe de la clínica Gastric Bypass México, consideró "bastante alarmante" porque sus cálculos iniciales rondaban los 500 kilos.

Tal y como recoge un boletín de la clínica, Juan Pedro fue pesado este martes en una báscula industrial y dentro de una camioneta. Con él dentro del vehículo se registraron 3.600 kilos, por lo que al restar los 3.010 kilos de la camioneta se obtuvo que el enfermo pesaba 590 kilos.

"Ese dato significaría que Juan Pedro es el hombre con vida más obeso del planeta", apuntó. De 32 años, Juan Pedro lleva una semana en Guadalajara (oeste del país), adonde fue trasladado desde su natal Aguascalientes (centro) en un furgón preparado especialmente transportarlo.

En Guadalajara se le realizó una observación multidisciplinar y un tratamiento de choque inicial para poder estabilizarlo. "Me he estado mentalizando para estar tranquilo y para no estar tan nervioso. He estado haciendo ejercicio de pulmones y he tomado los medicamentos que me han dado", relató el joven.

A partir de ahora arranca un proceso "largo y complejo" para
hacer bajar de peso al paciente, cuya vida corre riesgo. "Tenemos luz verde para iniciar el tratamiento médico dietético para que pierda peso en los próximos tres meses unos 30 o 40 kilos, y luego someterle a una cirugía de cruce duodenal".

Este tipo de cirugía bariátrica, que implica la realización de
una gastrectomía vertical en manga y de un bypass, se realizará "en
dos tiempos", la primera en seis meses y la segunda al cabo de un
año.

"Estoy en las manos de Dios y siempre he sido una persona muy
animada. Me siento muy motivado y sin miedo", comentó el paciente.


jueves, 17 de noviembre de 2016

El hombre más obeso del mundo inicia tratamiento

Juan Pedro, un mexicano que con 500 kilos es considerado ya el hombre más obeso del mundo, inició este miércoles su tratamiento médico para bajar de peso y recuperar su salud, tras ser trasladado a Guadalajara, en el oeste de México, en una furgoneta habilitada para dicho fin.

"Juan Pedro llegó en la tarde del martes al hospital Jardines de Guadalupe de Zapopan (Guadalajara), luego de un complejo traslado desde su natal Aguascalientes, donde llevaba seis años postrado en una cama y sin poder salir", informó en un comunicado el Gastric Bypass México, el centro médico que se encargará del caso.

De 32 años, Juan Pedro explicó que este es "el comienzo de una nueva vida", y se dijo "agradecido e ilusionado" por la oportunidad
que se le brinda. El hombre fue trasladado en un vehículo tipo pick up acomodado para la ocasión.

"A los 15 años ya pesaba unos 200 kilos y mi cuerpo siguió sumando kilos como quiso y sin control. Provengo de una familia humilde y nunca supimos batallar contra mi obesidad", relató.

El doctor José Antonio Castañeda, quien ha realizado junto a su equipo más de 8.000 intervenciones y tratará al joven dentro del programa de acción social del centro, visitó a Juan Pedro antes del traslado.

"Está nervioso pero muy contento. Su situación es límite, pues si todavía no ha muerto es gracias a su juventud. Es imposible para un cuerpo humano soportar por mucho tiempo las patologías que arrastra", señaló el cirujano bariatra (especialista en obesidad).


El parte médico de Juan Pedro revela varias dolencias asociadas a su obesidad, entre ellas hipotiroidismo, diabetes tipo II que le causa hipertensión, alto grado de glucosa en sangre y una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), detalló el boletín.

Durante el traslado, el paciente estuvo acompañado en todo momento por Castañeda y varios miembros de su equipo, también contó con una unidad medicalizada que controlaba su estado de salud y le apoyaba en lo que pudiera necesitar.

En Guadalajara, Juan Pedro comenzará un proceso de unos seis meses en el que se tratará tanto la obesidad como las otras dolencias y que culminará en una intervención quirúrgica para "solucionar sus problemas de obesidad y reducir su peso de forma definitiva".

martes, 15 de noviembre de 2016

Inactividad física y obesidad siguen aumentando casos de diabetes

La inactividad física y la obesidad que provoca cansancio, sed frecuentemente, hormigueo en los pies, visión borrosa, hambre y fatiga son las causas principales para la diabetes. Se proyecta para 2017 aplicar un plan de acción que permita prevenir la enfermedad.

PLAN NACIONAL

Según informó el responsable del Programa de Enfermedades No Transmisibles, Adolfo Zárate, del Ministerio de Salud, se proyecta para 2017 la aplicación del Plan Nacional de Prevención y Control de Diabetes, que cuenta con seis líneas de intervención: la primera es generar información para la población y las autoridades. “Comer saludablemente y hacer actividades físicas, recomiendan las autoridades, para crear esos espacios de vivir bien”.

En el segundo lineamiento, se proyecta capacitar a profesionales médicos que puedan responder a la problemática que afecta al mundo, no solamente al país. El manejo de esta enfermedad debe ser diferente y es importante fortalecer la capacidad de los profesionales.

Por consiguiente, fortalecer la capacidad de respuesta en los sistemas de salud para detectar las enfermedades no transmisibles deben dotar de glucómetros a todos los establecimientos, a través de los municipios y gobernaciones.

En su cuarto lineamiento, se contempla la creación de un centro de información, a partir de datos nuevos que serán obtenidos a través de encuestas y recoger información de las personas que viven con esta enfermedad.

IMPUESTO

El quinto lineamiento determina que se impulsará el trabajo comunitario intersectorial, que promueva el ejercicio físico que deberá ser trabajado en los ministerios. Y, por último, se abordará la normativa en la que destaca un impuesto a las bebidas gaseosas.

“Estamos trabajando en un documento preliminar para que se suba los impuestos a los alimentos poco saludables, seremos prudentes, porque lo que nos venden es poco saludable y ese impuesto ira destinado a promover espacios para actividad física y además información”, señaló el director del programa.

ESTADÍSTICA

El responsable precisó que el último registro de personas que viven con diabetes en Bolivia es de 98.100. La diabetes gestacional y niños con diabetes tipo 1 se acrecientan considerablemente.

Hasta la gestión 2015, se registró 16. 541 personas con diabetes tipo 1 y 80.889 con diabetes Tipo 2, debido a que se desencadenó la enfermedad por el sedentarismo, mala alimentación, obesidad. Y diabetes gestacional, 670 mujeres que desencadenaron la enfermedad durante el embarazo.

“Una persona puede presentar diabetes por diversas causas: el orden genético (si un padre tuvo diabetes puede ser que su hijo también lo padezca), vida sedentaria y la obesidad, entre otras causas; por lo mismo, la actividad física es importante,al igual que la adecuada alimentación”, indicó Zarate.

Haciendo una comparación de casos por año, en 2010, se registraron 64.136; en 2011 se incrementó a 78.191; en 2012 llegó a 77.374; en 2013, la cifra fue de 81.219; en 2014 fue de 84.700 y en 2015 afectó a 98.100 personas.

“A nivel mundial, se estima que 8 de cada 100 tienen diabetes. En Bolivia, existen 3 a 4 personas que viven con diabetes. Sin embargo, se estima que un alto porcentaje de enfermos con diabetes no se está registrando, porque esta enfermedad al inicio no molesta, es silenciosa”, dijo.

Según el responsable del Programa Nacional de Enfermedades No Transmisibles, ascendió de 60.000 a 98 mil casos positivos por año; es decir, que de cada 100 personas tres padecen la enfermedad.

PROYECCIÓN DE FÁRMACOS

Para concluir, adelantó que ante la necesidad que tienen las personas que viven con diabetes y que deben controlar la enfermedad, lo tienen que hacer con tres medicamentos básicos: Metformina, glibenclamida e hipertensivos. Se proyecta para más adelante incorporarlos al seguro integral de salud, actualmente se gestiona la aplicación de este recurso.

El especialista recomendó el consumo diario de frutas, cereales, proteínas, un almuerzo equilibrado y, finalmente, una cena ligera (verduras), todo para que una persona no suba de peso. “Una persona sana debe controlar una vez al año el nivel de azúcar en su sangre y las personas con diabetes deben examinarse una vez al mes”, advirtió.

A NIVEL MUNDIAL

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió en su último informe que el sobrepeso y la obesidad son responsables del 44% de los casos de diabetes registrados a nivel mundial, mientras que el 27% se da a raíz de la inactividad física, por lo que se enfatiza en la importancia de comer saludable y la práctica de actividad física regular.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Cómo tratar la obesidad y la diabetes

El 80 por ciento de los diabéticos tipo 2 tiene sobrepeso o es obeso. Esta cifra es especialmente alarmante porque la obesidad desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la diabetes. Por este motivo, el abordaje de ambas comienza con cambiar los hábitos de vida.

“Aunque suene repetitivo cambiar el plan alimentario por otro más sano y salir del sedentarismo es crucial para que todo funcione mejor en estos pacientes”, afirma Clotilde Vázquez, presidenta de la Sociedad de Endocrinología, Nutrición y Diabetes de la Comunidad de Madrid (Sendimad) y jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid. “Tenemos que mirar y analizar de dónde parten y qué comen y pasar a un patrón de dieta mediterránea. Muchas veces parece imposible de hacer e incluso les choca que con este tipo de dieta coman más, pero se ha demostrado que seguir esta alimentación y comer productos que proceden de la tierra, como las legumbres, ayudan a adelgazar”.

Acabar con el sedentarismo

El segundo punto importante es acabar con el sedentarismo. Y esto, la experta matiza, significa moverse. Andar, ejercitar las piernas, realizar actividades físicas durante una hora al día que se podrán completar con el trabajo en el gimnasio dos días a la semana. Este ejercicio se adaptará dependiendo de la edad y del tiempo del que disponga el paciente.

Vázquez explica que cuando una persona es diabética y además obesa, esta obesidad es diferente a la que puede tener otra persona. “Aunque el 80 por ciento de los diabéticos son obesos, sólo la mitad de los obesos son diabéticos. Esto se debe a que en los diabéticos la obesidad es abdominal y se caracteriza porque el tejido adiposo está muy cercano al páncreas lo que provoca el inicio de la diabetes”, especifica la especialista, quien señala que esto provoca que haya una inmunorresistencia y vascularización.

Por todo esto, el primer paso para luchar contra la diabetes es acabar con la inmunorresistencia administrando fármacos al paciente que no incrementen la grasa; a continuación hay que acabar con esa grasa ya existente.



TERAPIAS DISPONIBLES

“Hasta hace cinco años los tratamientos que había para la diabetes aumentaban la grasa, por lo que de alguna manera contribuíamos a mantener esta enfermedad. Ahora todo ha cambiado”, afirma Vázquez.

Uno de los tratamientos que mejor funciona es la metformina, un tipo de fármaco que ayuda a controlar la cantidad de glucosa en sangre y reduce la cantidad de glucosa que produce el hígado, por lo que mejora la situación hepática y no produce hipoglucemia.

“En estos años se han producido muchos avances pero podemos destacar tres grupos principales para luchar contra la diabetes, según Vázquez:

Análogos de GLP-1

Este grupo de medicamentos inyectables por vía subcutánea favorecen el control metabólico, es decir, mejoran la acción de la insulina y garantizan que no se producen hipoglucemias.

“Un aspecto interesante es que tienen un efecto saciante, lo que permite controlar la ingesta de la comida”, dice la especialista. “Al mismo tiempo que reduce la glucosa, favorece la pérdida de peso y ayuda a mejorar la situación general del diabético”.

Inhibidores de la enzima DPP4

Una de las principales ventajas de este tipo de fármacos es que no tienen un efecto inmunorresistente y no causan hipoglucemias. Sin embargo, Vázquez señala que no ayudan a perder peso, aunque potencian que no se acumule la grasa.

Glucosúricos

“Los glucosúricos son el último avance para el tratamiento de la diabetes, son la última revolución”, afirma la experta. La diferencia frente a otros tratamientos es que este grupo de fármacos actúan específicamente sobre el riñón, por lo que cuando aumenta la glucosa en la sangre actúan forzando que ésta se elimine por la orina. Si los niveles de glucosa son normales, el fármaco no realiza ninguna acción.

“Como actúa eliminando la glucosa, y por tanto el azúcar, reduce el peso por lo que ayuda a controlar la diabetes y la obesidad”, añade.

Vázquez señala que lo ideal es combinar todos. “El mensaje que hay que lanzar es que la insulina en diabetes tipo 2 provoca disfunciones, por lo que si hay que utilizarla es mejor que se haga en combinación con otros fármacos”, apostilla.



¿QUÉ PASA CON LA CIRUGÍA?

Además del tratamiento farmacológico, la cirugía también es un tratamiento adecuado para aquellos pacientes que tengan muchas comorbilidades, es decir, enfermedades que coexisten con la afección principal (en este caso la diabetes) y en los que el tratamiento con análogos de GLP-1 no hayan funcionado.

“La cirugía metabólica es muy segura, no hay que asustarnos ante este tipo de intervención”, aconseja Vázquez.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Insertar recuerdos falsos en el cerebro ayudará a bajar de peso



Lo que sucede en la infancia suele marcar la forma de ser de los adultos: influye en los miedos, los deseos y hasta los gustos. Por eso los científicos creen que modificando los recuerdos que sugestionan se podrá cambiar ciertos rasgos del presente. Así de fácil.

Pero no todas las memorias que guarda el cerebro son reales. Algunas no llegaron a suceder, pero influyen de la misma manera que las reales en la forma de actuar de una persona.

Los métodos para implantar recuerdos de algo que nunca ocurrió avanzan pese a la controversia que desata el concepto. Una de las técnicas más prometedoras es la optogenética, que consiste en activar a voluntad circuitos neuronales mediante luz, explica el periódico español ABC, y se lo está estudiando para cambiar memorias traumáticas del pasado.

No hay consenso

Un artículo de la revista Newsweek cita un experimento, publicado en la Revista de Psicología Cognitiva Aplicada, en el que se demostró que los recuerdos sobre la comida que no gustaba, o enfermaba en la infancia influyen en la dieta que llevamos en la adultez.

A raíz de ello, un grupo de investigadores puso a prueba el concepto de implantar recuerdos para modificar algo que hoy nos perturba, como la ansiedad por comer ciertos alimentos.

Se solicitó a 1000 voluntarios que imaginaran el caso de un paciente obeso a quien, sin su conocimiento, el terapeuta le implanta un falso recuerdo destinado a cambiar su relación enfermiza con los alimentos, explica Newsweek. El terapeuta solo revelaría el engaño meses después de completar el tratamiento. Entonces se encendieron las alarmas de lo ‘ético’.

El 41% de los participantes calificó de ‘inaceptable ‘tratar así la obesidad, frente al 48% que lo aprobó.

Si los tratamientos para modificar los recuerdos son posibles, no resultaría ilusorio recurrir a los recuerdos para diversos fines como perder peso, explica el sicológo de la Universidad de Aston (Reino Unido) Robert Nash, a la cadena BBC

Termogénesis, el secreto contra la grasa

  Algo tan simple como un vaso de agua con limón y jengibre en la mañana tiene el poder de destruir esos kilos de más. Todo gracias a un proceso: la termogénesis, un procedimiento en el que tu cuerpo genera energía o calor al aumentar la tasa metabólica de los niveles normales. Es decir, que la grasa se separa del cuerpo y se disuelve. Y aunque parezca algo imposible de conseguir, la termogénesis se alcanza con varios métodos: suplementos, ejercicio, nutrición o, aunque suene contradictorio, frío.
Según un estudio, publicado en el año 2015 en el European Journal of Nutrition, añadir pimientos picantes y aceite de coco a una comida incrementa la termogénesis en un cincuenta por ciento. ¿Lo interesante de este proceso? Que los investigadores concluyeron que este efecto contribuye de manera significativa a la pérdida de peso.
Regresando al principio, un vaso de agua caliente con limón en la mañana activa la termogénesis. Sí, ese remedio casero que muchas celebrities abalan es beneficioso. Si además le sumamos la raíz del jengibre, otro quema grasas destinado especialmente a deshinchar nuestro cuerpo, descubriremos que perder peso es mucho más sencillo de lo que parece. ¿Más aliados contra las calorías extra que nos habitan? El vinagre de manzana, la canela, el salmón, el perejil, los chiles, el apio, el ajo, las especias, el té verde… Todos estimulantes de la termogénesis y, en la mayoría de los casos, saciantes.

El consumo de estos alimentos, por tanto, conduce al cuerpo a quemar la grasa blanca, esa siniestra lípido causante (parcial) del sobrepeso y la obesidad.

sábado, 5 de noviembre de 2016

La pandemia de la obesidad infantil



Según la OMS, la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer, a edades más tempranas, enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, es necesario priorizar la prevención de la obesidad infantil.

Dieta

La obesidad infantil se relaciona directamente con la dieta y el sedentarismo. La publicidad de alimentos no saludables en televisión, sobre todo en horarios de mayor audiencia infantil, expone a nuestros niños al uso de técnicas de marketing que los inducen a consumir alimentos que no cumplen las recomendaciones nutricionales.

La industria de la alimentación promociona sus marcas con técnicas de marketing especialmente dirigidas a los niños. Sus campañas publicitarias se centran sobre todo en la TV, pero no sólo en ella, aunque es la principal. El marketing se extiende a las escuelas, clubes, internet, juguetes y productos con logos, premios, etc, creando un estímulo permanente al que los niños son vulnerables.

Es exitoso para las empresas porque la publicidad influye sobre la elección de alimentos en los niños, los pedidos de compra (berrinches en supermercados) y los patrones de consumo. Estudios afirman que desde los 2 años los niños ya pueden expresar su voluntad de compra influidos por la propaganda. Sin embargo, para los niños, familias y sociedad el impacto es absolutamente negativo: los niños con sobrepeso están en riesgo de serios problemas de salud.

Azúcar

Los alimentos que más se promocionan son bebidas azucaradas, cereales azucarados, galletitas, snacks y comida rápida, generalmente asociados a diversión, alegría y estar en “onda”. Un envoltorio de felicidad con un contenido que promueve la enfermedad: un Caballo de Troya, una estafa.

Un estudio realizado en los Estados Unidos, utilizando los datos de las mediciones de rating televisivo, encontró que 97,8% de la publicidad vista por los niños de entre 2 y 11 años fue de productos con exceso de grasas, azúcar o sal, y la evidencia muestra que la publicidad de alimentos incrementa las solicitudes de venta y el consumo.

Hay una asociación demostrada entre la frecuencia de la publicidad de alimentos no saludables, con exceso de grasas, azúcares, sal, y la prevalencia de exceso de peso en niños. La revista científica "European Journal of Clinical Nutrition" realizó, en agosto de 2009, una investigación cuyas conclusiones fueron dramáticas: se podría haber evitado hasta uno de cada tres casos de obesidad infantil si se hubiera eliminado la publicidad de alimentos no saludables en televisión.

La Fundación Interamericana del Corazón-Argentina (FIC) realizó en agosto de 2015 una investigación sobre la publicidad de alimentos dirigida a niños y niñas en la TV argentina en 5 canales de televisión abierta y tres canales de cable dirigidos a niños. El análisis de las publicidades de alimentos en la televisión arrojó como resultado que casi 9 de cada 10 alimentos que se publicitan durante los cortes tienen bajo valor nutritivo (85,3%). Es decir que son alimentos con alto contenido en grasas totales, grasas saturadas, grasas trans, azúcares libres, sal y/o calorías.



LA COMIDA COMO PREMIO O CASTIGO

La comida como premio o castigo es un punto de análisis en este tema. Los alimentos no deben ser estimulantes para que el niño mejore su conducta. “El alimento es una necesidad básica y debe ser cubierta de esa manera, ni ser sobre consumida o en déficit sino que tiene que ser lo justo”, sentencia la licenciada en Nutrición, Raquel Carranza, especialista chilena entrevistada en el diario Confidencial.

En cuanto a la forma de prevenir la obesidad, la Lic. Carranza manifiesta: “es necesario que los chicos vayan a controles con su pediatra o bien al nutricionista en el caso de que la madre presuma que su hijo está con sobrepeso para poder valorarlo”. Además, se recomienda no descuidar el consumo de lácteos, carne, huevo, frutas, verduras y pescado.