miércoles, 22 de marzo de 2017

Más obesa del mundo baja 120 kilos

Iman Ahmed Abdelati es una mujer de récord. Cuando el pasado noviembre de 2016 el diario El Mundo de España viajó en su busca, antes de que su caso recorriera el planeta, llevaba años encerrada en un cuerpo de 500 kilos.

Postrada sobre un colchón, había convertido una estancia del piso familiar en la mediterránea Alejandría en refugio y cárcel. Hace tan solo un mes que quebró su reclusión protagonizando un aparatoso y extraordinario viaje a la India. Cuatro semanas después, pulverizando otra vez registros, ha comenzado a obrarse el milagro. "Iman está muy bien. Ha perdido más de 120 kilos en tan solo 26 días", relata al otro lado del hilo telefónico Shaima, la hermana que ha dejado en suspenso su vida para acompañarla en un periplo conmovedor del que hasta ahora han transcendido escasos detalles.

La conversación de Shaima con Crónica es la primera que ofrece a un medio de comunicación desde que el pasado 10 de febrero tomara un vuelo chárter fletado por la compañía estatal egipcia EgyptAir con destino al hospital Saifee de Bombay.

Shaima, muestra elmundo.es mantiene muchas esperanzas del éxito de su hermana. Ella renunció a su empleo para cuidar a Iman de 35 años.

El martes fue sometida a la primera de las cirugías. "Le realizamos una gastrectomía en manga laparoscópica (un procedimiento en el que se extirpa quirúrgicamente una porción del estómago). Se encuentra bien y ha regresado ya a su habitación", comenta en exclusiva a este suplemento Muffazal Lakdawala, el cirujano indio que acudió a la desesperada llamada de socorro de los parientes de Iman y se ofreció a tratarla gratuitamente en su clínica de Bombay.

"El principal problema es que tenía muchos fluidos en su cuerpo. Hemos logrado reducirlos a través de la medicación".

DIETA Durante el último mes, la mujer más obesa del mundo ha cumplido una rigurosa dieta: "En realidad no ha comido nada. Solo ha sido alimentada a través de los tubos". Y la báscula ha respondido con creces.

Espera a Iman aún muchas cirugías.

500 Kilos

Iman Ahmel Abdelati pesaba 500 kilos y en 26 días redujo a 120.

Los médicos quieren que baje a 100 kilos o menos.

Tiene 35 años y es cuidada por su hermana Shaima.

lunes, 20 de marzo de 2017

Obesidad y problemas renales



La enfermedad renal crónica, entendida como el deterioro de la función de los riñones que eventualmente puede llevar a la pérdida total de la misma, ha aumentado progresivamente en los últimos 20 años en forma paralela con la epidemia de obesidad y síndrome metabólico, según informó el doctor Silvestre Arce, miembro de la Sociedad Boliviana de Nefrología.

Actualmente, se estima que más de 10 por ciento de la población a nivel mundial tiene algún grado de enfermedad renal, por lo que este domingo se realizará una campaña informativa y de prevención en la plaza de Las Banderas de 9:00 de la mañana a 13:00 horas.

Este 9 de marzo de 2017, se conmemora el Día Mundial del Riñón, una iniciativa mundial que comenzó en 2006 a través de la Sociedad Internacional de Nefrología y la Federación Internacional de Fundaciones Renales.

Su objetivo es hacer conciencia en la población sobre las enfermedades renales y cómo prevenirlas. Este año la temática del Día mundial del Riñón se enfoca en la obesidad y el impacto de un estilo de vida sano en la prevención de la insuficiencia renal.

La obesidad contribuye de forma indirecta al deterioro de la función renal ya que es un factor de riesgo fundamental para el desarrollo de diabetes mellitus e hipertensión arterial, que a su vez son las causas más importantes de enfermedad renal. Además, existen múltiples mecanismos por los que el sobrepeso por sí solo afecta la función renal.

Según Arce, la campaña es impulsada por unas 30 instituciones, entre laboratorios clínicos y farmacéuticas, además del Centro para Vivir con Diabetes y la Sociedad Boliviana de Nefrología, quienes el próximo domingo realizarán análisis de laboratorio gratuitos para detectar posibles problemas renales.

Se ha demostrado en múltiples estudios que la obesidad tiene un efecto sobre el riesgo de enfermedad renal que es independiente de las complicaciones cardiovasculares y metabólicas de las que va acompañada.

Arce dijo que el riesgo de enfermedad renal crónica aumenta hasta 25 por ciento en los pacientes con obesidad. Los mecanismos de este daño no están completamente dilucidados, pero tienen una relación bien documentada con aumento de mediadores inflamatorios, depósito de material graso dentro del tejido renal, aumento de flujo renal e hiperfiltración de la sangre y alteraciones en los mecanismos hormonales de control de la presión arterial.

El especialista alertó que existe también un tipo de enfermedad renal directamente causada por la obesidad llamada glomerulopatía de la obesidad o glomérulo-esclerosis focal y segmentaria secundaria a obesidad, que si bien no es la forma más frecuente en la que se presenta el daño renal por sobrepeso, ha aumentado en incidencia más de 10 veces desde la década de los 80.

La obesidad también tiene una asociación importante con litiasis (cálculos o piedras en los riñones) y cáncer renal, enfermedades de este órgano vital.

domingo, 19 de marzo de 2017

Pastillas para adelgazar pasan factura a la salud



Con nombres impronunciables y prospectos en chino, los medicamentos para adelgazar abundan en Santa Cruz y prometen hacer realidad los sueños estéticos más exigentes: queman la grasa, reducen el apetito, curan el estreñimiento, no tienen efecto rebote, son naturales y te hacen perder hasta una docena de kilos en un mes sin hacer ningún sacrificio. Varios milagros por el precio de uno.

La publicidad de los adelgazantes es tentadora y muchas personas se animan a hacer la prueba. Samanta León (nombre ficticio) tiene 39 años y ha pasado más de la mitad de su vida consumiendo píldoras para bajar de peso. “Tomo un mes, descanso unos tres o cinco meses y vuelvo a empezar”, explica y calcula que ha probado al menos diez tipos diferentes de medicamentos y que muchos de ellos le han dado buen resultado.

Pero no todo siempre ha sido color de rosa en ese péndulo de pastillas y abstinencia. Algunas veces tomó adelgazantes recetados por un médico, otras veces repitió el mismo tratamiento por su cuenta y otras probó lo que alguien de confianza le recomendó.

Una vez, cuando tomó unas pastillas cuyo nombre no recuerda (pero eran “las que tomaba todo el mundo”), tuvo que dejarlas después de tres días porque le dolía mucho la cabeza, se sentía mareada y le provocaban náuseas: tres síntomas que alertan el daño de estos productos.

Daños colaterales
Patricia Castillo, nutricionista de la Clínica Foianini, explica que este tipo de tabletas puede provocar enfermedades cardiovasculares, hepáticas, dolores de cabeza, hipertensión, náuseas, aumento del ritmo cardíaco, entre otros males, y que el riesgo se incrementa cuando los pacientes tienen una enfermedad. Por ello, recomienda visitar un especialista y realizarse chequeos médicos previos al tratamiento porque el paciente puede no saber que tiene alguna enfermedad o cuánto podría complicarse con las pastillas.

Pese a que esa advertencia está escrita en las cajas de algunos medicamentos, muchas personas la pasan por alto. Simplemente escuchan la recomendación de alguien a quien le sentaron bien, hacen una revisión rápida de sus propiedades en internet (ese lugar donde se dice de todo) y las compran.
Incluso en farmacias

Las pastillas de nombre raro, alfabeto ilegible y algunas con fotos que a los ojos de un conservador rozarían lo pornográfico, se venden en mercados y a través de redes sociales donde se hace el contacto por mensaje y la entrega es a domicilio sin cargo adicional.
Muchos de estos productos no están autorizados para su venta, señala Delia Corrales, responsable del Programa de Farmacia y Medicamentos del Servicio Departamental de Salud (Sedes).
Si bien se realizan controles casi a diario en farmacias, las ferias y el Facebook son la pata coja de la entidad encargada de decomisar remedios ilegales porque ese tipo de operativos requiere la presencia de varias instituciones (como del Senasag, la Fiscalía, la Alcaldía, el Sedes y el Comando Policial). Por falta de coordinación y el frecuente cambio de autoridades en algunas de estas entidades, no se realizan con tanta frecuencia como se debería, explica Corrales.

El año pasado decomisaron 2.800 tabletas adelgazantes de sibutramina en la feria de Barrio Lindo y, aunque han intentado agarrar desprevenidos a otros vendedores, no han podido sacar del mercado más pastillas.
La única forma de saber que un producto está aprobado es ver que cuente con el registro sanitario, pero ni las farmacias son garantía. Hay algunas, explica Corrales, que compran en la feria y venden en la farmacia, admitiendo que “cada vez se dan menos estos casos”

Si no cambias hábitos, es batalla perdida
El culto a la belleza está lleno de ‘vende humos’. “No existe una pastilla mágica”, dice tajante Patricia Castillo, nutricionista de la Clínica Foianini.
Si bien asegura que hay algunos fármacos que pueden ayudar en tratamientos contra la obesidad, deben ser recetados individualmente para cada paciente tomando en cuenta sus antecedentes médicos, dolencias y patologías.

La especialista señala que los productos que se venden por internet pueden reducir el peso, pero que el efecto es a corto plazo y que si no se cambia el estilo de vida la batalla contra el sobrepeso está perdida.
Para gozar de buena salud, la dieta debe ser variada: tiene que contener verduras, frutas, legumbres, proteínas, carbohidratos y grasas saludables (como las de los frutos secos, el pescado o el aceite de oliva) y disminuir el consumo de azúcar y sal.

Una dieta equilibrada, combinada con ocho horas de sueño diarias y ejercicio físico regular y moderado, garantizan que no vas a necesitar acudir a pastillas, oraciones ni milagros para perder los kilos demás.
Si pese a todo, el sobrepeso es un problema, la doctora Castillo recomienda visitar un médico para identificar el origen del problema y encontrar una solución saludable.

Cuatro dietas innovadoras para 2017

Expertos de Instituto Médico Europeo de la Obesidad recomiendan cuatro planes para poder perder peso de una forma equilibrada y racional…¡y no volver a recuperarlo!

Lo más difícil, a veces, no es bajar de peso sino elegir el régimen más adecuado ante la ingente cantidad de dietas que periódicamente circulan en Internet y las revistas.

Para ayudar a quienes se plantean elegir el plan más adecuado, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) efectuó una selección y clasificación de las dietas más populares, que seguirán en alza durante 2017.

“La idea es organizar las dietas, en algunos casos fruto de modas pasajeras fomentadas por ‘celebridades’, y en otros, motor de un negocio millonario enfocado en las nuevas ‘dietas milagro’”, según Rubén Bravo, portavoz del IMEO (www.imeoobesidad.com) y experto en nutrición.

“Este ranking está respaldado por más de 20 especialistas en obesidad y cuidado de la salud, entre ellos médicos, nutricionistas, psicólogos, naturópatas y cirujanos digestivos”, recalca Bravo.

Esta clasificación de dietas está basada en la información que obtienen de los miles de pacientes con sobrepeso y obesidad que pasan por consultas del IMEO, y en publicaciones americanas y británicas de prestigio.

A petición de EFE, los expertos de este Instituto describieron y analizaron cuatro de los regímenes más indicados para perder peso. Estos regímenes proponen una pérdida de peso moderada (hasta 1,5 kilogramos por semana y no más de 6 Kg al mes), están pensadas a medio y largo plazo y cuentan un lapso de adaptación para evitar el ‘efecto rebote’ (recuperar el peso perdido), según el IMEO.

Son dietas que sirven de todos los grupos de alimentos restringiendo las cantidades y contribuyen a reeducar los hábitos alimentarios y mantener un estilo de vida saludable, añaden.

Dietas 2.0

“Las dietas 2.0 surgen al mismo tiempo que los ‘smartphones’, y estas 'apps' donde nos las muestran van ocupando más terreno en nuestras vidas ya que proponen utilizar las nuevas tecnologías y programas informáticos para llevar un seguimiento de los alimentos que consumimos y del ejercicio que realizamos”, señala a EFE la nutricionista clínica Carmen Escalada.

Además, según Escalada, ofrecen innumerables posibilidades para aumentar nuestra adhesión a la pauta, como opciones para compensar→ →nuestros posibles excesos, la publicación de mensajes en nuestras redes sociales si la incumplimos o alarmas cuando nos acercamos “peligrosamente a la nevera”.

“Una de las ventajas de las dietas 2.0 es que permiten una sensación parecida a tener un dietista y entrenador personal 24 horas a nuestra entera disposición”, según esta nutricionista.

Escalada destaca que algunas de estas 'apps' ofrecen la ventajosa opción de 'feedback' (retroalimentación), que permite introducir en el programa informático los alimentos que hemos consumido en la comida, lo cual nos dará ideas para la cena, o que nos recuerda si un día no hemos hecho ejercicio.

Dieta de los días alternos

La denominada “dieta de los días alternos” está elaborada por Rubén Bravo, del IMEO, y “permite una pérdida de peso que oscila entre los 16,5 y 23,5 kilogramos en cuatro meses, dependiendo del estilo de vida, edad y sexo de la persona”, explica a EFE la nutricionista Estefanía Ramo.

Según Ramo la alimentación se divide en bloques y las calorías no se reparten de forma homogénea todos los días. Las jornadas pueden ser de los siguientes tipos:

“Esta dieta potencia la pérdida de grasa manteniendo y mejorando la masa muscular, favorece la toma de alimentos que producen vitalidad en las horas diurnas y los que producen reparación y descanso en las nocturnas”, según esta nutricionista.

“¡Y lo más importante: permite varias comidas fuera de casa y algún que otro premio a la semana para reducir los niveles de ansiedad!”, enfatiza.

Dieta genética

Carmen Escalada explica que el mayor aliciente de la denominada “dieta genética” es su máxima personalización y adaptación a la persona, que recurre a ella para perder peso o mejorar o mantener su salud.

La experta indica que para este régimen se realiza una sencilla prueba de herencia genética, que consiste en la extracción de saliva o un análisis de sangre, a partir de lo cual se estudia la información proporcionada por varios genes con implicación en el metabolismo de las grasas y azúcares que consumimos.

“Esta prueba surgió cuando la nutrigenética, ciencia en continuo crecimiento, determinó que en función de cuáles sean nuestras variaciones genéticas, nuestro cuerpo reacciona de una manera u otra ante los nutrientes que ingerimos”, explica.

En función de los resultados de esta prueba y de los gustos, preferencias, costumbres y datos personales del paciente como su edad, sexo o actividad física, se elabora toda la pauta dietética.

“Una de las ventajas de esta dieta es que tiene como objetivo que la persona aprenda a comer saludablemente y, en función de sus necesidades, que no tienen por qué ser iguales a otra persona, pueda quemar las mismas calorías diarias”, aclara Escalada.

“Otro de sus beneficios es que permite detectar, de manera cada vez más precisa, el riesgo o tendencia de una persona a padecer una enfermedad, y contribuir a prevenirla mediante una adaptación de su nutrición”, apunta.

Dieta circadiana

“Los ciclos circadianos, variaciones hormonales de nuestro cuerpo que dependen del momento del día en que nos encontremos, es la base para la “dieta circadiana”, indica a EFE la nutricionista Estefanía Ramo.

“Estos ciclos marcan una fase de activación que va, desde las seis de la mañana con la salida del sol, hasta las seis de la tarde, hora que da lugar a la fase de descanso y reparación, que comienza con el anochecer y cierra el ciclo nocturno”, comenta.

“Para perder peso es necesario acoplar el consumo de los alimentos a estas oscilaciones naturales”, enfatiza Ramo.

“Estos ritmos hormonales dependen de la luz solar, cuya ausencia o presencia es captada por la retina del ojo, la cual envía señales a la glándula pineal de cerebro, que estimula o inhibe la producción de ciertas sustancias denominadas neurotrasmisores, como la melatonina y la serotonina”, señala.

Según Ramo, los ciclos del día y la noche, del sol y la oscuridad, generan ritmos hormonales en el sistema endocrino y en el sistema nervioso central, que influyen en la metabolización de los alimentos.

“Esta dieta disminuye el consumo de comidas grasas en las horas nocturnas, obligando a que durante el sueño nuestro organismo utilice sus propias grasas de reserva sin detrimento de nuestros tejidos nobles, fomentando la pérdida de peso”, arguye. •

Dietas:

Depurativas.- En las que se toman alimentos muy hipocalóricos con comidas principalmente desintoxicantes que ayudan a reducir la retención de líquidos.

De régimen.- En la que se incluyen platos muy sabrosos de fácil preparación y tienen unos niveles equilibrados de grasas saludables, hidratos de carbono y proteínas.

Días sociales.- En ellos se relaja la sensación de hacer régimen y en los que se puede disfrutar de planes no considerados de dieta durante el fin de semana

Obesidad afecta a mujeres, hombres y niños en Sucre


DEFINICIÓN

El sobrepeso y la obesidad es la acumulación anormal o excesiva de grasa, el IMC, es un indicador simple de la relación entre peso y talla, que se utiliza para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al sobrepeso con un IMC igual o superior a 25% y a la obesidad con un IMC igual o superior a 30%.



El 52% de 290 mujeres sufre sobrepeso, con obesidad de grado 1, 2 y 3; de 210 varones, el 37% de ellos presenta obesidad grado 2, y de 60 niños, el 11% tiene obesidad grado 1 y 2, según un estudio reciente en Sucre.

Los datos se desprenden de la campaña “Por dentro y por fuera cambia tu vida”, realizada por FOODVAL, el Centro Integral de la Mujer (CIM) Sucre, con el apoyo de la cadena de farmacias San Agustín.

El estudio se realizó entre diciembre de 2016 y enero de 2017, en 560 personas, entre hombres, mujeres y niños, entre los diez y 60 años de edad. Se aplicó la metodología cuantitativa con una ficha de evaluación, tomando en cuenta los indicadores de peso, estatura, índice de masa corporal (IMC) y porcentaje de grasa.

Según Carmen Alba, gerente general de FOODVAL y especialista en obesidad como couch nutricional, los casos de sobrepeso y obesidad se presentan por los malos hábitos alimenticios, trastornos hormonales y psicológicos, así como depresiones severas, estrés y crisis ansiolíticas. En el caso de los niños, la obesidad se presenta básicamente por carencias afectivas, falta de control, comida chatarra, consumo excesivo de azúcar, vida sedentaria y falta de actividad física.

Alba comenta que en los cuatro años consecutivos de campañas se aprendió a conocer cada una de las patologías y trastornos de los participantes con sobrepeso y obesidad.

“De acuerdo con nuestra experiencia y diagnóstico, las personas suben de peso por la calidad de vida que tienen, esta enfermedad ahora recae en personas con menos recursos económicos que ‘comen donde pueden o dejan de comer’, por falta de continuidad laboral y los problemas que aquejan a las familias. A los niños les afecta el divorcio de sus padres y las relaciones disfuncionales, por ello encuentran en la comida un sentimiento de seguridad, poniendo en riesgo su condición y salud”, lamenta.

Remarca que la mayor parte de las personas que se sometieron a la evaluación rápida, acudieron con el interés de ser parte de la campaña, por salud, prescripción médica, condición física y porque no habían encontrado una respuesta positiva a los esfuerzos realizados de manera empírica o de automedicación.

También se registraron personas que no pudieron entrar en las anteriores cuatro campañas por falta de tiempo y predisposición.

Para participar de la campaña cada paciente debe asumir su condición actual y decidir voluntariamente crear su propio cambio mental y físico, previa evaluación integral. La campaña ofrece nutrición personalizada, entrenamiento físico personalizado, atención antes, durante y post campaña con terapias psicológicas.

sábado, 18 de marzo de 2017

La gordofobia es tan mala para la salud como el sobrepeso


La gordofobia se define como el sentimiento de repulsión o acentuado malestar contra las personas consideradas gordas, fuera de los patrones estéticos. Lamentablemente, esta sensación puede transformarse en actos físicos, verbales, morales, mentales en contra de quienes son objeto de este malestar; es decir, hacia las personas con sobrepeso.

Creer en los estigmas sociales que rodean la obesidad es más grave de lo que se piensa, dice un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania en los Estados Unidos y reproducido por la revista brasileña Saude. La conclusión se basa en los resultados de una prueba a 159 adultos con sobrepeso

En pocas palabras, los que manifestaron un complejo de inferioridad debido a ser estigmatizados por su apariencia tenían un riesgo tres veces mayor de desarrollar problemas que alteran el metabolismo y eran seis veces más propensos a tener altas tasas de triglicéridos (placas de grasa que tapan las arterias) en la sangre. Por desgracia, esos voluntarios no son minoría.

. "Internalizar la idea de que la obesidad es sinónimo de ser perezoso, ineficiente y poco atractivo afecta el estado emocional de las personas que la sufren y favorecen la aparición en ellos de la depresión y la ansiedad", dice el sicólogo Yuri Busin, director del Centro de Atención a la Salud Mental y Equilibrio ( CASME ) en Sao Paulo

Y son precisamente estos sentimientos negativos los que dañan el cuerpo. "Hay evidencia de que el desequilibrio de hormonas y neurotransmisores asociados con el estrés puede causar inflamación, sobrecargar el corazón y desencadenar el hambre emocional", dice Renato Zilli, endocrinólogo del Hospital Sirio-Libanés en Sao Paulo.

En tales casos, vale la pena trabajar estos temas con un sicólogo u otro especialista. La inversión en la actividad física regular es otra buena alternativa. Aparte de la pérdida de peso, se ha demostrado científicamente que el cuerpo en movimiento estimula la producción de endorfinas y serotonina, sustancias vinculadas a la sensación de placer y bienestar. Y estar bien con uno mismo es lo que realmente importa.



jueves, 9 de marzo de 2017

Operan a la mujer más obesa del mundo


La egipcia Eman Ahmed Abd El Aty, de 36 años y un peso estimado de unos 500 kilos, se encuentra "bien" y se recupera de manera satisfactoria tras someterse el lunes a la primera de las operaciones de reducción de estómago a las que será sometida en la India.

La joven, que el pasado febrero abandonó su habitación en Alejandría por primera vez en 25 años para ser trasladada al gigante asiático, fue sometida hace dos días a una gastrectomía en manga por laparoscopia en el Hospital Saifee de Bombay, en el oeste de la India, informó a la agencia de noticias EFE, una fuente del equipo médico a su cargo.

Tras la intervención, la paciente se encuentra "bien" y está respondiendo positivamente a la alimentación por vía oral, un paso considerado por los doctores como un gran hito, detalló la fuente, que pidió el anonimato.


De acuerdo con un comunicado de la plataforma de apoyo a la paciente Save Eman Cause, creada por el panel de médicos del Hospital Saifee, tanto el proceso de anestesia como la operación se desarrollaron "sin incidentes".


"La actuación futura por parte del equipo médico que trabaja con ella será solucionar todos sus problemas médicos asociados para que pueda regresar con los menores riesgos a Egipto lo antes posible", detalla la nota, sin dar más detalles sobre el procedimiento que seguirán.


Este caso se conoció hace varios meses después de que algunos medios de comunicación sacaran a la luz su historia, pero ningún médico en Egipto parecía disponer de los recursos suficientes para una operación de estas características.


El médico indio Muffazal Lakdawala se ofreció entonces a operarla de forma gratuita, ya que la mujer procede de una familia de escasos recursos, pero la embajada de la India en El Cairo le denegó el visado médico por no poder presentarse en persona en la legación diplomática.

El trámite requirió la intervención de la ministra de Asuntos Exteriores india, Sushma Swaraj, que logró un visado para la joven en apenas unas horas, en línea con sus habituales intervenciones en la red social Twitter en auxilio de personas en apuros por todo el mundo.

Según Save Eman Cause, la paciente sufre edemas linfáticos severos, retención de líquido, diabetes, hipertensión e hipotiroidismo, y padece de gota y problemas graves en los pulmones que la ponen en alto riesgo de sufrir una embolia pulmonar.

A consecuencia de un derrame cerebral que sufrió, la joven no puede hablar "coherentemente" y sus extremidades derechas están paralizadas.

De acuerdo con el libro de los Récords Guinness, la estadounidense Pauline Potter posee el certificado de ser, con 291,6 kilos, la mujer con más peso del mundo, aunque hay registrados otros casos como el de la portorriqueña Elba Muñiz, que falleció en 2008 con un peso de 363 kilos.