lunes, 7 de agosto de 2017

Efectos de la obesidad


El cuerpo experimenta cambios peligrosos
El doctor Elías Vidaurre explica que la obesidad es una condición en la que una alta cantidad de la grasa corporal incrementa la probabilidad de padecer problemas de salud. Las personas que los padecen tienen los siguientes síntomas: azúcar alta en la sangre o diabetes, presión arterial alta y nivel alto de colesterol y triglicéridos en la sangre.

A tomar en cuenta
Las mujeres con una medida de cintura mayor a 35 pulgadas (89 cm) y los hombres mayor a 40 (102 cm) pulgadas tienen un aumento del riesgo de cardiopatía y diabetes tipo 2. Las personas con cuerpos “en forma de manzana” (la cintura es más grande que sus caderas) también tienen un aumento del riesgo de estas afecciones.
Vidaurre indica que tener un factor de riesgo no significa que se contraerá alguna enfermedad, pero aumenta la probabilidad de que esto suceda. “Algunos factores de riesgo, como la edad, la raza o los antecedentes familiares de una persona no se pueden modificar. Cuantos más factores de riesgo tenga usted, mayor será su probabilidad de presentar la enfermedad o el problema de salud”, asegura.
Si tiene obesidad, su médico le puede ayudar a comenzar un programa de pérdida de peso. “Una meta inicial de bajar del 5 al 10% de su peso actual reducirá su riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad”, aconseja el médico.
Dejar de respirar durante el sueño es uno de los síntomas de obesidad
La obesidad ocasiona ataques cardiacos y accidentes cerebrales
Los problemas óseos y articulares pueden llevar a tener osteoporosis

martes, 1 de agosto de 2017

La ganancia de peso en la adultez aumenta el riesgo de enfermedades

La mayoría de los adultos aumentan de peso a medida que envejecen, pero una ganancia de apenas cinco kilos podría aumentar de manera significativa el riesgo de enfermedades, afirmaron investigadores estadounidenses.

Científicos de la universidad de Harvard descubrieron que incluso una modesta ganancia de kilos en edad adulta "estaba asociada a una elevada incidencia de enfermedades crónicas mayores como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer y muertes no traumáticas", dice el estudio publicado en el Journal of the American Medical Association.

"Nuestro estudio es el primero de su tipo en examinar sistemáticamente la relación en el aumento de peso en la mediana adultez con riesgos a la salud", dijo el autor Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología en la universidad de Harvard.

"Los resultados indican que incluso un pequeño aumento de peso puede tener importantes consecuencias para la salud", añadió.

El estudio se apoyó en datos de estudios realizados a más de 92.000 personas entre 1976 y 2012.

Los participantes reportaban los kilos que habían ganado desde que tenían 18 años (las mujeres) y 21 años (los hombres) hasta que cumplían 55, una edad que los investigadores califican de "adultez media".

La mayoría de las personas había aumentado de peso en ese período. Las mujeres un promedio de 10 kilos y los hombres 8,6.

Pero si se comparaba a este grupo con aquel que integraban los que habían logrado mantener una diferencia no mayor a 2,3 kilos entre su juventud y su adultez media, los que habían ganado más kilos enfrentaron más problemas de salud, desde enfermedades del corazón a un envejecimiento con más achaques

sábado, 29 de julio de 2017

Eliminar grasa localizada

La grasa localizada que generalmente se acumula alrededor del abdomen, posee células con capacidad de regeneración acelerada, es por eso que es un lugar que si no cuidamos nuestros hábitos alimenticios crecerá rápidamente.

Por lo que una excelente opción para reducir ésta grasa localizada es la hidro, versión acortada de la hidrolipoclasia. La hidro consiste en la aplicación de sustancias liporeductoras a nivel localizado mediante inyecciones en el tejido adiposo en zonas del cuerpo en las que se desea disolver la grasa acumulada. Además permite mejorar la circulación sanguínea y linfática lo que propicia la eliminación del exceso de líquidos y toxinas.

Dicha técnica ha ido evolucionando, con la aparición de productos y medicamentos de mayor eficacia, además de adicionar aparatología como el ultrasonido, la radiofrecuencia tripolar y electro estimulación mediante ondas rusas para potenciar los resultados.

La reducción promedio está entre 3 y 6 cm de circunferencia de grasa localizada una de las mayores reducciones reales de grasa en una sola sesión. Ya que otras técnicas están con un promedio de reducción de 2 a 4cm.

Apto para mujeres y hombres que deseen reducir esa molesta acumulación de grasa de forma segura y real.

El número de sesiones se sugiere de 4 a 6 con un intervalo semanal. Este tratamiento es adecuado como técnica reductora y anticelulítica. Ideal para aquellas zonas en las que se resisten los depósitos de grasa o la celulitis, como la papada, brazos, espalda, abdomen, glúteos y piernas. Debe ser aplicada por personal capacitado, ya que la aplicación y combinación de medicamentos es un asunto médico.

Dicha aplicación no es dolorosa y el paciente retorna a sus actividades de manera inmediata, requiriendo ingerir agua pura para eliminar lo diluido.

Entre los productos que se utilizan actualmente se encuentran: l-carnitina, cafeína, hormona tiroidea, alcachofa y muchos más de acuerdo al caso, por ejemplo si es un paciente que además presenta flacidez, estrías, retención de líquidos, etc. debe agregarse otros medicamentos como la hidroxiprolina, si tiene celulitis la Y-humbina que aumenta la irrigación sanguínea.

Posterior a las inyecciones se espera 48 horas para poder realizar la aparatología de máximo media hora y posterior toma de medidas. Todo programa de reducción de grasa, debe ir acompañado de una alimentación adecuada, dieta acorde a cada paciente y actividad física, ya que si bien la reducción corporal es en una semana ésta debe permanecer el mayor tiempo posible y para ello el cambio de hábitos tóxicos por hábitos saludables es indispensable.

jueves, 13 de julio de 2017

Bulimia y anorexia


Enfermedades que pueden dañar la salud
El nutricionista Camilo Andrade explica que los trastornos de la alimentación implican algo más que simplemente comenzar una dieta para bajar de peso o tratar de hacer ejercicio físico todos los días. Por ello los nutricionistas hacen especial énfasis en conocer a fondo estas patologías

Conociendo más
Los trastornos de la alimentación son tan comunes que según estudios uno o dos de cada 10 personas lidiarán alguna vez con uno. Cada año, miles de adolescentes desarrollan trastornos de la alimentación o problemas de peso, alimentación o con su imagen corporal, al ser esta la edad donde adquiere relevancia la cuestión estética.
Los trastornos de alimentación más comunes son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, pero cada vez se identifican con más frecuencia otros trastornos relacionados con los alimentos, como el trastorno restrictivo o selectivo, el trastorno por atracones, los trastornos de la imagen corporal y las fobias a los alimentos.
Los trastornos alimenticios son los más peligrosos para los jóvenes.

viernes, 7 de julio de 2017

Oler comida engorda, según nuevo estudio


Andrew Dillin y Céline Riera, científicos de la Universidad de Berkeley de California, publicaron un revelador estudio en la revista Cell Metabolism sobre la influencia del sentido del olfato en la acumulación de grasas.

Concluyeron que existe relación entre el olor de la comida y el metabolismo, lo que influye en el aumento de peso.

Según explica la web Gizmodo, Dillin y Riera utilizaron terapia genética con el fin de anular las terminaciones nerviosas de un grupo de ratones, privándoles del sentido del olfato durante tres semanas. Después, les dieron de comer una dieta rica en grasas. Junto a ellos había un grupo de control formado por ratones con el sentido del olfato intacto.

La pérdida del olfato no influyó de ninguna manera en el apetito de los roedores pero si se evidenció que los ratones que no podían oler la comida solo captaban un 10% de la grasa adquirida por sus compañeros, es decir engordaban menos.

En un segunda prueba, decidieron anular el sentido del olfato en roedores con problemas de obesidad, consiguiendo que su índice de grasa corporal baje a niveles normales.

En un último test, usaron a ratones con características de un olfato superior al de un roedor normal. En este caso los primeros ganaron mucho más peso.

El estudio aclara que todas las variaciones de peso corresponden solo a grasa corporal, no a masa muscular u ósea.

"Los sistemas sensoriales juegan un papel crucial en el metabolismo. Ganar peso no es solo una cuestión de cuántas calorías se ingieren, sino de cómo se perciben esas calorías. Si podemos demostrar esta hipótesis en humanos, quizá podamos desarrollar un fármaco que interrumpa ese circuito metabólico sin afectar al sentido del olfato", señala Dillin, uno de los autores del estudio.

La hipótesis

Los estudiosos creen que la relación con el olfato tiene que ver con el metabolismo. Los ratones que no olían la comida mostraban un mayor ritmo metabólico. Es decir que quemaban grasas más rápidamente.

La hipótesis de Dillin y Riera es que, el olfato indica al organismo cuándo vamos a comer, preparándose para recibir alimentos.

Cuando no la olemos, el cuerpo cree que ya la hemos comido o aún no ha llegado el momento de comer, por lo que mantiene el ritmo metabólico normal y sigue quemando grasas.

El estudio solo se ha realizado con ratones, pero los autores creen que es probable que suceda lo mismo con seres humanos.

Advierten que acoso laboral y bajo salario causan obesidad


Inestabilidad laboral, acoso y falta de salarios justos son factores que detonan la obesidad, ya que incitan a que el cerebro humano busque acumular grasa en el cuerpo, tal y como lo hacían nuestros ancestros cuando se sentían en peligro, dijo hoy el doctor Arturo Ruiz Velasco.

“La obesidad laboral es un reflejo de una serie de conflictos internos, que se aúnan al sedentarismo, mala alimentación y desequilibrios emocionales al desconocer su futuro inmediato", explica a Efe este experto en el trabajo emocional relacionado con el sobrepeso.

De acuerdo con Velasco, en los orígenes del ser humano, cuando este era excluido de un clan se generaba un estrés muy grande, “un shock biológico muy fuerte y se sentía abandonado".

Era necesario para no morir de frío y defenderse de los animales, y eso se quedó grabado en el cerebro hasta la actualidad, por lo que sentirse en amenaza lleva al ser humano a utilizar la grasa como un medio de protección, apunta.

viernes, 16 de junio de 2017

Hay alternativas de comida sana frente al aumento de la obesidad


Toca el timbre, es recreo y los alumnos del colegio Cástulo Chávez se vuelcan al quiosco de la portera Elena Soliz. Allí, en lugar de los asaditos, empanadas o panchitos con mayonesa, predominan naranjas, mandarinas, manzanas, gualeles y productos saludables como yogur con granola, tujuré o jugo de quinua; hay hamburguesas elaboradas con lenteja y soya; y los jugos de fruta también sacan amplia ventaja a las sodas.

“Al principio costó, pero los chicos ya están acostumbrados a comer sano; ahora solo cuesta que los alumnos nuevos se habitúen”, dice doña Elena.

Este fenómeno no es casual, responde a una campaña ardua que duró años, ideada a partir de las cifras alarmantes de obecidad, cifras que por lo menos en nuestro medio no se han actualizado. Angélica Fierro, responsable del programa de enfermedades no transmisibles del Sedes, señala que los datos que existen sobre obesidad datan de 1998 y que solo hay estimaciones (hechas en 2012) que reflejan que, en Santa Cruz, un 26% de la población entre 25 y 59 años tenía sobrepeso y la obesidad alcanzaba al 32%.

En el mundo
Un estudio de la universidad de Washington alertó el martes en un foro sobre comida y alimentación en Estocolmo que unos 2.200 millones de personas en el mundo padecen obesidad. Es decir, el 30% de la población tiene sobrepeso, lo que convierte a esta condición en un problema de salud pública. “Los que aumentan de peso lo hacen a riesgo propio de padecer enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer y otros padecimientos que amenazan la vida”, aseguró Christopher Murray, uno de los autores del estudio.

Cambio de mentalidad
Pese a esta situación, se tiene, aunque pocas, algunas iniciativas saludables. La del colegio Cástulo Chávez es una de ellas, ya que desde 2013 empezaron a cambiar las papas fritas y sodas por alimentos nutritivos.

El exdefensor del pueblo Hernán Cabrera señala que la iniciativa nació de esa institución y que el Cástulo Chávez fue el colegio piloto. “Fue un trabajo arduo porque se debió cambiar la mentalidad de los padres y los estudiantes para que mejoren su alimentación”, señala, además de considerar que esto debería ser una política pública.

La portera, por su parte, agrega que una vez cambiado el hábito, su margen de ganancia es igual a cuando vendía frituras y otros productos no saludables.

El colegio Cástulo Chávez además ha reforzado el hábito de la buena alimentación haciendo partícipes a los estudiantes. La profesora Isabel Calvimontes explica que llevan adelante su proyecto socioproductivo denominado Hábitos alimenticios que contribuyen a un estilo de vida saludable, mediante el cual los propios estudiantes construyen sus quioscos, preparan alimentos y los comercializan. En el turno de la tarde, el director Miguel Pérez indicó que tienen su proyecto Panadería escolar, en el que utilizan granos integrales y también preparan jugos de fruta.

¿Cómo se nutre el cruceño?
Rima Ribera observa que hay un alto consumo de alimentos grasos y dulces en Santa Cruz, además de sedentarismo, y sugiere adoptar medidas como cobrar mayores impuestos a los alimentos insalubres, lo cual ha dado buenos resultados en Chile, según refirió.

Por su parte, la nutricionista Carla María Justiniano lamenta el consumo de carbohidratos y frituras (papas fritas, arroz y plátano frito en un mismo plato) y la pobre ingesta de verduras en las mesas de los cruceños, lo que deriva en un aporte escaso de vitaminas, minerales y fibras y en el detrimento de la salud.