viernes, 28 de abril de 2017

¿Beber engorda?

El consumo de alcohol, ocasional y por sí solo, no es el factor más importante para el aumento de peso, asegura la Dra. Verónica Ayala Zapata*, Médico Nutrióloga de la Clínica Los Ángeles con un posgrado en Obesidad y Nutrición.

Por supuesto que hay que tomar en cuenta que el alcohol sólo es recomendable si su consumo es moderado. El hecho de que algunos estudios demuestren que el alcohol no es el culpable del sobrepeso o de la obesidad, no quiere decir que comiences a beber si antes no lo hacías. El alcohol no es necesario para la salud; hay muchas formas de mantenerse saludable sin él, pero si eres de las que te gusta disfrutar de algún trago o de una copa de vino, puedes relajarte, solo recuerda que debes beber con moderación.

En este artículo, la Dra. Verónica Ayala nos ayuda a resolver algunas dudas sobre el consumo de bebidas relacionada con el aumento de peso, las calorías y qué sucede cuando se mezcla con bebidas azucaras, entre otras cosas.

El alcohol y las calorías

“En nuestro organismo, el alcohol interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono, produciendo que en lugar de quemarlos los almacenemos; además vale aclarar que la energía que aporta un gramo de alcohol es de 7 kilocalorías, una cantidad importante ya que es mayor de las que aportan cada gramo de hidratos de carbono y proteínas (4 kilocalorías/g) y un poco menor que las que aportan las grasas (9 kilocalorías/g)”, explica la especialista.

Sin llegar a extremos, beber una copa no hará que engordemos de repente, pero sí el consumo de alcohol es abusivo o habitual estaremos dando energía extra al organismo y las grasas seguirán sin utilizarse, produciendo un aumento de peso.

“Es cierto que no todas las bebidas alcohólicas ofrecen la misma cantidad de kilocalorías por cada 100 ml, todo dependerá de su graduación alcohólica y si en su composición también se incluyen otros nutrientes (sobre todo, hidratos de carbono). Sin embargo, es importante hacer notar que las bebidas con mayor graduación alcohólica, por lo general, se consumen en cantidades menores y viceversa. Las bebidas con menor graduación alcohólica son las que se consumen en mayor cantidad, por ejemplo, es más factible que una persona pueda consumir 500 ml (2 vasos y medio) de cerveza y no así 500 ml de whisky”, explica Ayala.

El científico y periodista británico Tony Edwards, en su libro ‘The Good News About Booze’ (Premium Books), derriba las ideas preconcebidas sobre el alcohol y el aumento de peso.

“No hay evidencia científica que soporte la idea de que el alcohol engorda. Sé que es algo que resulta contrario a nuestra intuición, porque nos han dicho que el alcohol tiene un montón de calorías, pero es un hecho que no engorda”, asegura.

Y varios expertos aseguran que decir que el alcohol pueda ser la causa de la obesidad es dar una información demasiado escasa y poco realista.

“Coincido. No podemos atribuirle al consumo del alcohol la exclusividad en la patogenia del Sobrepeso o la Obesidad; ambas patologías tienen diversidad de factores asociados entre los que podemos señalar los malos hábitos de alimentación dietas altas en hidratos de carbono simples, exceso en el consumo de grasas saturadas, sedentarismo, alteraciones psico-sociales y alteraciones hormonales, entre las más comunes”, dice la experta

En un reciente artículo, Jane E. Brody, columnista de salud en el New York Times, abordaba el consumo moderado de alcohol como aliado de una dieta equilibrada.

Y un ejemplo que ellos es que en la actualidad se ha demostrado que la dieta mediterránea, muy popular en Europa y la que contempla el consumo moderado de alcohol (vino), puede traer beneficios a la salud siempre y cuando la bebida alcohólica sea consumida durante las comidas, en el contexto de una dieta equilibrada y alta en el consumo de frutas, verduras, carnes blancas, cereales integrales y grasas poliinsaturadas.

A continuación te brindamos una tabla con datos tomados de Mataix J. y cols. “Tablas de Composición de Alimentos Españoles” 3ª Ed., acerca de las kilocalorías aportadas (aproximadamente) por diferentes bebidas alcohólicas, en 100 ml:



BEBIDAS ALCOHÓLICAS Y GASEOSAS

La Dra Ayala asegura que si uno pretende perder peso, el consumo de bebidas alcohólicas combinadas con gaseosas, productos altos en hidratos de carbono simples, sodio y otros, debería reducirse a “cero”.

Es importante tomar en cuenta todos los otros elementos presentes en la preparación de una bebida alcohólica compuesta, por ejemplo, para la preparación de un vaso de fernet se emplean la bebida alcohólica en si (fernet) y gaseosa de cola (con alto contenido de azúcares simples y sodio); esta combinación puede incrementar de manera significativa el total de kilocalorías en dicha bebida

“Es conveniente aclarar que el sustituir la gaseosa común por gaseosa light o zero, si bien es cierto disminuye considerablemente la ingesta de hidratos de carbono simples, todavía aporta altas cantidades de sodio, elemento que debe estar reducido en un plan de pérdida de peso”, explica.

Se debe tomar en cuenta también que la mayor parte de la composición de una bebida alcohólica está formada por etanol y básicamente es libre de nutrientes, una pequeña fracción puede llegar a contener azúcares simples provenientes de los alimentos básicos que fueron utilizados en su creación, lo cual no le añade ningún valor nutricional a la bebida.

Algunas bebidas de hecho son recomendadas dentro de un plan nutricional saludable, por ejemplo el consumo moderado de vino, aseguran los expertos, que es bueno para la salud y no tiene ningún riesgo para el organismo siempre y cuando se goce de buena salud y se lo haga de manera moderada.

Un estudio reciente del instituto de investigación del Hospital Infantil del oriente de Ontario, Canadá publicado en la revista Current Obesity Reports, concluye que un trago diario en mujeres y dos en hombres no aumentaría el riesgo de obesidad. /

martes, 25 de abril de 2017

Las medidas contra la obesidad



CONGRESO | ANTE LAS CIFRAS SOBRE LA OBESIDAD, ESPECIALISTAS DE VARIOS PAÍSES SE REUNIRÁN EN UN CONGRESO EN SANTA CRUZ.

Cada vez hay más obesos en el mundo. Y las cifras, alertan los expertos, son dramáticas y tendrán "serias repercusiones".

"En las últimas cuatro décadas, hemos pasado de vivir en un mundo en el que el número de personas bajo peso doblaba al de obesos, a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema".

Así lo asegura el Imperial College de Londres, Reino Unido, en un estudio publicado a fines del año pasado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre una epidemia mundial de obesidad que "tendrá consecuencias para la salud de magnitudes, hasta ahora, desconocidas".

A los investigadores les preocupa también la persistencia de la desnutrición en algunos países, especialmente en África y en Asia.

Un problema que, sostienen, debe gestionarse adoptando nuevas "políticas sociales y de alimentación".

Por otro lado, advierten que las políticas sanitarias no lograron evitar el aumento del índice de masa corportal (IMC) en la mayoría de los países.

En total, analizaron el IMC de cerca de 20 millones de personas —hombres y mujeres— de 186 países entre 1975 y 2014.

Y descubrieron que el número de hombres obesos se había triplicado, mientras que el de mujeres era más del doble.



EN BOLIVIA

Según explica el especialista en Cirugía General, Cirugía Laparoscópica Avanzada y Cirugía de Obesidad, Sergio Aparicio Yuja, la obesidad y la diabetes son de incidencia cada vez mayor en la población. “Un estudio de hace algunos años, determinó que en Santa Cruz de la Sierra, cerca del 30% de la población, tenía algún grado de sobrepeso u obesidad, seguido de cerca por El Alto de La Paz y Cochabamba. Todas estas personas están en riesgo de desarrollar además diabetes y otras enfermedades concurrentes, que disminuyen la calidad y la expectativa de vida”, asegura.



CAUSAS

Según el especialista, las causas están relacionadas con el cambio en los hábitos alimenticios, existiendo cada vez más alimentos que son ricos en calorías y de muy fácil digestión y asimilación (por ejemplo los líquidos azucarados, los alimentos en base a harina de trigo altamente refinada), esto en combinación con una vida cada vez más sedentaria y el aumento de la oferta de alimentos y facilidad para su obtención.



PREVENCIÓN

La prevención depende mucho de la educación, que según Aparicio probablemente sea el arma más importante para lograr controlar esta pandemia. Es decir, enseñar a la población el contenido calórico de los alimentos, la selección y balanceo de los mismos, identificar los grupos de alimentos (proteínas, hidratos de carbono y grasas).

Además, incentivar la realización de actividad física regularmente, para lograr que las calorías que ingresamos al comer, se gasten con actividad muscular y no se “ahorren” en forma de tejido graso.

“Por supuesto que este proceso debe iniciarse desde que el niño nace, pues somos los padres los que elegimos el tipo de alimentos que irán aprendiendo a comer nuestros hijos, y que tanta actividad física y deportiva realicen”, indica.



ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO

Las dietas y la re educación del individuo, son cosas que se han estado intentando desde hace mucho tiempo, pero estas son eficaces por cortos periodos de tiempo, produciéndose después de algunos meses la reganancia de peso. Se han desarrollado algunos procedimientos quirúrgicos, que se realizan sobre el estómago y el intestino delgado, que logran una disminución de la cantidad de alimento que se ingiere y un nuevo balance entre lo que ingresa y se absorbe hacia la sangre.

Algunas de estas cirugías son la Manga Gástrica, el By Pass Gástrico, la Plicatura Gástrica, la Bipartición Del Tránsito Intestinal y la Derivacicón Biliopancreática, las dos primeras son las más frecuentemente realizadas, comenta Aparicio y añade que se encuentran en fase experimental otros procedimiento endoscópicos, que aplican barreras dentro del intestino que evitan la absorción de alimento, o realización de suturas para disminuir la capacidad gástrica.



La importancia para Bolivia de esto, es que permite llamar la atención y educar sobre uno de los más graves problemas de salud pública
Archivo

EL CONGRESO

En el VII Congreso Latinoamericano de Cirugía Bariátrica y Metabólica Ifsolac Bolivia 2017, que se realizará en Santa Cruz del 26 al 29 de abril, se abordará el manejo integral interdisciplinario de la obesidad, considerada como una de las mayores pandemias de la humanidad.

Se hablará sobre el papel de la cirugía en el tratamiento de la Diabetes Mellitus, los aspectos nutricionales de la obesidad, aspectos psicológicos, educación del paciente obeso, la obesidad y enfermedades concurrentes (Comorbilidades), además habrá cursos de destrezas quirúrgicas en simuladores, simposios de manejo de reganancia de peso, cirugía de la diabetes y cirugía de la obesidad.

Este importante evento cuenta con invitados destacados a nivel mundial en el ámbito de la medicina y de la cirugía.

Habrás más de 40 cirujanos invitados y más de 50 especialistas en Endocrinología, Psicología, Psiquiatría, Nutrición, Preparación Física, Neurología, Anestesiología, Cardiología, Hepatología y Nefrología, según explica el médico boliviano Sergio Aparicio, Presidente de dicho congreso.

“Después de varios años de postular a nuestro país para ser sede de tan magno evento, se definió que del 26 al 29 de abril de 2017 se realice el mismo en Santa Cruz de la Sierra, que se programa en forma bianual. Bolivia es parte de la Federación Internacional De Cirugía de la Obesidad y Metabólica (IFSO) en su capítulo Latinoamericano y del Caribe (IFSO LAC). La importancia para Bolivia de esto, es que permite llamar la atención y educar sobre uno de los más graves problemas de salud pública, además como parte de la Educación Médica Contínua, en uno de los temas que más investigación e innovación está generando el mundo”, explica Aparicio y comenta que el Comité de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la Sociedad Boliviana de Cirugía, en los últimos 14 meses ha tenido un crecimiento de su membresía que supera el 30 %, lo que ya es un éxito desde el punto de vista del impacto que puede lograrse a nivel nacional en el manejo y prevención de esta grave enfermedad, además del efecto multiplicador generado por la capacitación de médicos en formación y residentes de diferentes especialidades que serán entrenados a su vez por cada uno de los doctores de dicha instotución.



miércoles, 19 de abril de 2017

Dificultad para perder peso puede ser culpa de su masticación



Masticar sin triturar de manera adecuada los alimentos interfiere en la pérdida de peso, pero además si se quiere favorecer los resultados de una buena dieta es necesario masticar con ambos lados de la boca y hasta que los alimentos sean fáciles de digerir.

A esas conclusiones llegó el estudio realizado por el equipo de investigadores que dirige la dentista Paula Midori Castle, profesora de la Universidad Federal de San Pablo (Brasil), luego de de filmar y evaluar 230 jóvenes con diferentes pesos, durante las comidas.

La investigación identificó que la mayoría de los jóvenes obesos o con sobrepeso utiliza un solo lado de la boca para masticar, por lo que no tritura adecuadamente los alimentos.

La situación se agrava, cuando se abusan de salsas grasosas y se bebe mucho líquido para tragar los alimentos, todavía en pedazos grandes. Según las revista brasileña Boa Forma, la investigación determinó que la masticación incorrecta estimula una mayor ingesta de calorías, dificulta la absorción de nutrientes para el cuerpo y por lo tanto promueve el aumento de peso.

lunes, 17 de abril de 2017

10 errores que cometes al empezar una dieta

El propósito por excelencia en la sociedad actual es el de adelgazar sin que importe encontrar el equilibrio físico y emocional o conseguir hábitos saludables. Lo que ocurre en la persecución de este objetivo, es que puede volverse en nuestra contra si no ponemos al sentido común como protagonista de nuestra acción.

Una de las claves para conseguir unos buenos resultados (tanto físicos como emocionales), es no entender la dieta como un régimen restrictivo sino como un cambio gradual en el estilo de vida. “Lo primero que le diría a alguien que comienza una dieta es que no se plantee que se trata únicamente de realizar cambios en su ingesta, sino de un cambio global en su estilo de vida”, explica Mónica Albelda, psicóloga, dietista y directora de Espacio Abierto (España), centro sanitario de psicología, nutrición y fisioterapia.

Los desórdenes más comunes a la hora de comenzar (otra vez) una dieta, suelen ser de carácter psicológico, por lo que un buen asesoramiento integral, podría ser el factor diferencial entre el éxito y el fracaso. Aquí tienes los más comunes, ¿te sientes identificado con alguno?

La mentalidad del “todo o nada”

Muchas personas comienzan un nuevo régimen con motivación y ganas, pero al cometer un fallo, aunque sea mínimo, deciden que son incapaces y tiran la motivación por la borda. Elisa Markhoff, especialista en psicología de la nutrición e imagen corporal, lo califica como uno de los errores más recurrentes y explica: “Es muy común la mentalidad del todo o nada. El pensamiento de: tengo que seguir todas las normas que esta dieta me presenta, por más locas que sean o por más que me cueste, y si no lo hago habré fracasado”.

No fijas objetivos realistas

Un régimen no debería ser planteado como el intento de conseguir metas imposibles. Por el contrario, y según Mónica Albelda, “desde el inicio del tratamiento es conveniente fijar objetivos realistas y acordados con la persona que desea llevar a cabo la dieta”. Si se aclara desde el principio que los cambios serán progresivos y duraderos en el tiempo, se disminuye la posibilidad de renuncia.

Te juzgas demasiado

En la sociedad en la que vivimos, el autojuicio está a la orden del día. Y esto, en parte, es por la imagen física que se promueve. Por eso, Elisa Markhoff asegura que “es común, si tienes unos kilos de más y estás expuesto a los mensajes de los medios, que te sientas inseguro”. Además, al empezar una dieta, la inseguridad suele ir a más y se produce un círculo vicioso. “La dieta aumenta la inseguridad y la inseguridad es la que te lleva a hacer dieta”, explica Markhoff.

Das demasiada importancia a los ‘logros-fracasos’

Mónica Albelda explica: “a la hora de realizar una dieta, lo importante no es juzgar logros-fracasos, sino prever esos “errores” como parte del cambio, introducirlos de manera programada en la elección de los alimentos que se ingieren y normalizarlos”. Tener la sensación de que estás cometiendo errores generará sentimientos de culpa, frustración y falta de logro, por lo que hay que intentar dejar de ser demasiado duros con nosotros mismos.

Tienes miedo al fracaso

Paradójicamente es el propio miedo a fracasar en los objetivos marcados, el que hace que se fracase estrepitosamente. “A veces, el miedo a fracasar en realidad es el miedo al cambio, incluso a bajar de peso”, comenta Elisa Markhoff. Muchas veces se culpa de todos los problemas al sobrepeso, y librarse de él hace que se tengan que enfrentar esos problemas sin culpables de por medio.

Tienes mentalidad de prohibición

“De entrada, debemos desmitificar que realizar una dieta sea duro, lo que no significa que no vaya a implicar un gran esfuerzo, pero hay que hacerla desde la libertad de elección”, comenta Mónica Albelda. Además añade que “lo principal es darle normalidad, planificar los cambios y alejarse de la mentalidad de prohibición. Cuanto más se intente controlar, más se tenderá a transgredir”. Por lo tanto, la dieta debe formar parte de la vida cotidiana, y resultar propia y familiar en lugar de ajena o impuesta. De esta forma, la mente generará más recursos para la adherencia a los cambios.

No cambias el planteamiento mental

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” decía Einstein. Algo que podemos perfectamente aplicar a nuestra mentalidad a la hora de hacer dieta. Si quieres conseguir algo diferente, no continúes con tu planteamiento mental anterior. “Los pensamientos y la forma en la que encaramos la dieta son fundamentales a la hora del cambio. Si creemos que no podemos comer un alimento, parecerá que las normas son impuestas desde fuera”, explica Elisa Markhoff, “pero si elegimos conscientemente no comer un alimento porque es nocivo para la salud o porque nos aleja de la relación que queremos tener con nuestro cuerpo sentiremos que tenemos poder sobre nuestras decisiones”, concluye. Por lo que en lugar de pensar ‘no puedo comer esto’, deberíamos pensar ‘no voy a comer esto’.

No te crees los cumplidos

Cuando empiezas una dieta y esto se refleja en tu imagen, llegan los cumplidos que halagan tu nueva figura. No siempre es fácil de creer, ¿verdad? Esto es debido al miedo a que los cambios no sean perdurables, por lo que la mente prefiere no creer que sean reales y de esta forma el posible fracaso, dolerá menos. Una de las recomendaciones que nos da Mónica Albelda, es que nuestra meta no sea únicamente estética, sino la salud entendida como algo global.

No escuchas a tu cuerpo

Una de las más duras batallas al empezar un nuevo régimen, es la lucha contra la ansiedad. ¿Qué podemos hacer en esta situación? Según Elisa Markhoff, lo primero es no luchar, porque la batalla constante contra nuestras emociones no nos hace bien. También hay que “comprender los motivos de la ansiedad, observarlos y darnos cuenta de cómo se manifiesta la ansiedad en nuestro cuerpo”, añade la especialista en psicología de la nutrición.

No te liberas de pensamientos tóxicos

Las especialistas están de acuerdo en que lo más importante es hacer un cambio global en el estilo de vida y tratar con la importancia que se merece el acompañamiento psicológico en este tipo de procesos. Además, como apunta Markhoff, “el cambio interno tiende a preceder al cambio externo. Al realizar una dieta nos concentramos en el número de kilos de la báscula y no pensamos en la cantidad de emociones o creencias tóxicas que también tenemos que dejar ir”.

Video ¡Increíble! Una niña de 8 meses que come como una de 10 años


Chahat Kumar es una niña de origen indio con problemas de sobre-peso desde que tenía 4 meses de nacida. Ahora, tiene 8 meses y ya ha llegado a pesar aproximadamente 17 kilos.

Los padres de la bebé afirman que ella nació con un peso normal y que no tenía ningún problema. Sin embargo, luego empezó a engordar y ha sido incontrolable, por esto están pidiendo ayuda de expertos, según informó el portal The Sun.

"No es nuestra culpa y no está en nuestras manos, ya que es Dios quien le dio esta condición", explicó Suraj Kumar, el padre de Chahat.

Por su parte, Reena Kumar la madre, aseguró que su hija "no come como un niño normal, Está comiendo todo el tiempo, y si no le damos de comer se pone a llorar".

Los exámenes que pueden determinar que pasa con el cuerpo de la niña, no se han podido realizar por el exceso de grasa en sus extremidades. Por esta razón, un médico tratante del caso Vasudev Sharma, recomendó buscar ayuda más especializada.

Sin embargo, la familia no tiene la solvencia económica para respaldar el tratamiento que necesitaría la pequeña para mejorar su salud.

jueves, 13 de abril de 2017

Elimina la grasita localizada con novedosos métodos que no ponen en riesgo tu salud.

Es la temporada perfecta para comenzar a deshacerte de ese pequeño exceso de volumen en algunas partes de tu cuerpo sin tener que recurrir a métodos invasivos. Soledad Jabif, propietaria de la estética Good Life, asegura que hoy es posible lograr tonificar de manera efectiva zonas localizadas en donde se acumula la grasita. Actualmente existen alternativas que no precisan de reposo y son mucho más económicos que una cirugía.

'Se baja hasta 15 kilogramos' Uno de los tratamientos que goza de excelentes resultados es la 'lipo sin cirugía', que puede reducir hasta 35 centímetros por zona y bajar 15 kilogramos. El método se caracteriza por ser un coctel de mesoterapias lipolíticas homeopáticas. Se combina con sesiones de aparatología de última tecnología y alta gama de ultracavitación, tripolar, carboxiterapia tibia y electroestimulación con ondas cuadradas. Esto permite eliminar a través de la orina toda la grasa que se quiera despedir del cuerpo logrando a su vez que la piel quede firme.

Tonificante efectivo. La 'musculación' flash es otra arma para lograr tonificar el cuerpo de pies a cabeza. Trabaja el plano muscular produciendo crecimiento y potencia de los músculos. Al mismo tiempo, disuelve la grasita excedente dejando resultados asombrosos, detalla Jabif.

Zonas para trabajar. No es suficiente bajar de peso, llevar una buena alimentación y hacer ejercicios, apunta Joseline Touchard, gerente general de Be Well. “También hay que trabajar zonas específicas para obtener un cuerpo delgado y tonificado”, afirma. Detallan que las técnicas no invasivas permiten reafirmar aquellas zonas difíciles de tonificar como brazos, abdomen, glúteos y espalda.

Lipo sin dolor. Un método que permite la reducción de grasa subcutánea y la reafirmación del tejido es la 'lipocotour', indica Touchard, que es más conocida como la liposucción láser, que a través de una técnica de láser permite al tejido adiposo evacuar y eliminar las grasas.

Técnica láser. También destaca la mesoterapia virtual, un tratamiento no invasivo en el que por medio de la electroporación introducen en el tejido celular subcutáneo sustancias reafirmantes, diuréticas y homeopáticas que permiten reducir la celulitis, eliminar la grasa localizada, quitar la flacidez y tonificar el cuerpo.

¿Te animasa probar la dieta cetogénica?

Difícil de creer, pero la dieta cetogénica se caracteriza por el aumento del consumo de grasas buenas, la reducción sustancial del consumo de hidratos de carbono y una ingesta moderada de proteínas, explica Hilde Wagner, encargada de marketing del catering Disfruta.

¿Qué le pasa al cuerpo? Puede sonar un poco contradictorio, pero al alimentar el cuerpo de mayor cantidad de grasas y proteínas, esto reduce la ingesta de carbohidratos y se deja de utilizar como fuente primaria de energía los glúcidos, obligando al cuerpo a utilizar las grasas como fuente de energía. El hígado convierte las grasas en cetonas, un compuesto que funciona como fuente de energía que lleva el cuerpo a un estado de cetosis, es decir, a una situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de carbohidratos, lo que induce al catabolismo de las grasas a fin de obtener energía.

Mejor asimilación. Ahora, hay que aclarar que existen distintos tipos de dietas cetogénicas. En algunas, se permite la ingesta de frutas o vegetales. Pero en cantidades muy controladas, mientras que otras eliminan por completo toda fuente de hidratos de carbono, prohibiendo la ingesta de cereales, harinas, panificados y también frutas, verduras y legumbres. Se aconseja, que no se elimine por completo los carbohidratos y que se ingieran frutas y vegetales de bajo índice glucémico para un aporte de energía y así también evitar posibles mareos y dolores de cabeza debido a la falta de glucógeno.

Efecto purificador. El nutricionista y dietista Edwin López alerta que existen diferentes tipos de dietas cetogénicas y que existe una tendencia que se utiliza para bajar de peso. Personalmente, no está de acuerdo con esto, ya que no se puede aplicar una dieta de este tipo para toda una población. “Cada paciente tiene una capacidad metabólica interna y en función a esto se pueden elaborar las dietas, ya sean cetogénica, hiperproteica o hipercarbonada”, indica.

Efecto purificador. Hilde resalta que si una persona se va a someter a realizar esta dieta, va a tener que recurrir a tomar suplementos nutricionales debido al escaso aporte de vitaminas, minerales y fibra por la restricción del consumo de frutas y vegetales. Por lo tanto, si una persona busca adelgazar, las dietas cetogénicas no son la opción más valiosa. Siempre logrará una mayor eficacia una dieta sostenible en el tiempo adecuada a cada persona y en la que no falten nutrientes tan importantes como si sucede en las dietas cetogénicas.